Público
Público

Los seguidores de Mubarak vuelven a cargar en la plaza Tahrir

Los enfrentamientos continuaron durante la noche y a primera hora de esta mañana. Siete personas más han fallecido por los disparos y el lanzamiento de piedras

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

La violencia desatada ayer por los seguidores del presidente egipcio, Hosni Mubarak, ha continuado de madrugada en el centro de El Cairo. A primera hora de esta mañana, se han registrado nuevos tiroteos en la plaza Tahrir, símbolo de las protestas populares.

Según los primeros informes, entre cinco y siete personas han muerto y otras 80 habrían resultado heridas. Fuentes sanitarias informaron hoy que ayer hubo en total cuatro víctimas y 836 heridos, aunque algunas cadenas como Al Jazeera hablan de cinco fallecidos y heridos que superan el millar.

Ayer a mediodía los manifestantes a favor del régimen que estaban colocados en todas las entradas de la plaza decidieron cargar contra los opositores con palos, piedras y armas de fuego.

Según las noticias que llegan desde agencias y medios internacionales, esas escenas de violencia han vuelto a repetirse esta madrugada , con los pro Mubarak disparando y lanzando piedras a los manifestantes contra el régimen. Los enfrentamientos se habrían alargado durante dos horas y ahora la plaza habría vuelto a la calma.

El nuevo primer ministro, Ahmed Shafiq, ha prometido que llevará a cabo una investigación de los hechos pero negó que el Gobierno hubiera dado la orden de atacar a los opositores.

'Acusar al Gobierno de la movilización es una invención. Eso iría en contra de nuestra intención de restaurar el orden', dijo.

Por su parte, según la televisión estatal egipcia, el recién nombrado vicepresidente, Omar Suleimán, ha abierto este jueves una ronda de diálogo con los partidos políticos y las fuerzas nacionales.

A esas negociaciones no tiene pensado sentarse el líder opositor más carismático, el premio Nobel de la Paz, Mohamed Elbaradei, que hoy ha vuelto a afirmar que no habrá diálogo hasta que dimita Mubarak.

De cualquier manera, con órdenes o sin ellas, los opositores al régimen de Mubarak aguantan en la plaza Tahrir, de donde prometieron que no se moverían hasta que el presidente dimitiera y la violencia por ahora no ha conseguido echarles, explica Óscar Abou-Kassem desde El Cairo.

El ejército sigue del lado de la revuelta. Esta mañana un general retirado dijo que los militares tenían orden de disparar contra los seguidores de Mubarak si volvían a atacar a los opositores.