Público
Público

Los seis grandes e Irán reanudan el diálogo nuclear

Ahmadineyad desafía a las potencias alegando el derecho de posesión de armas atómicas

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Irán llegó este lunes desafiante a Ginebra para reanudar el diálogo nuclear con las seis grandes potencias (Gran Bretaña, China, Francia, Alemania, Rusia y Estados Unidos), primeras conversaciones en más de un año. 'Ustedes tienen miles de bombas atómicas, de modo que ¿por qué les preocupa que Irán pueda ser capaz de desarrollar armas nucleares en un plazo de tres años?', dijo hoy el presidente iraní, Mahmud Ahmadineyad, que no acudió a la ciudad suiza.

El objetivo de las seis potencias es que Irán suspenda sus labores de enriquecimiento de uranio, que pueden producir combustible para reactores de energía nuclear o proveer material para desarrollar bombas atómicas, aunque Ahmadineyad dejó claro la semana pasada que la cumbre de Ginebra de hoy y este martes no trataría del enriquecimiento de uranio.

Fuentes diplomáticas aseguran que las partes acordaron reunirse de nuevo a principios del próximo año. 'Esperamos que las conversaciones continúen en una forma constructiva y alcancen un horizonte positivo', dijo el ministro de Asuntos Exteriores iraní, Manuchehr Mottaki. 'Fue un buen comienzo. Se trataron varios temas, incluido el nuclear', comentó una fuente de la Unión Europea a la agencia Reuters.

Las seis grandes potencias esperan que las autoridades de Irán respondan a preguntas sobre su programa nuclear que hasta ahora ha rehusado contestar. 'Las alternativas son claras para Irán: puede afrontar un creciente aislamiento o cooperar', explicó la fuente europea. La delegación iraní insistió en que la cumbre también debe tratar de la seguridad regional, del terrorismo y de las guerras en Irak y Afganistán.

Las Naciones Unidas aumentaron sus sanciones contra Irán en los últimos meses y diplomáticos occidentales dicen que las medidas están perjudicando a la economía del país, mientras que Teherán lo niega. Washington advirtió de que podría ejercer más presión y aislar aún más a Irán si continúa con sus actividades de enriquecimiento de uranio.