Público
Público

Seis muertos en Pakistán durante las protestas contra el vídeo y las caricaturas de Mahoma

Las escenas más violentas se han vivido en Karachi y Peshawar. En el resto del mundo islámico, las manifestaciones han transcurrido en calma

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Miles de paquistaníes se lanzaron a la calle para protestar contra el vídeo que se burlaba del profeta Mahoma y las viñetas publicadas el miércoles por el semanario satírico francés Charlie Hebdo a mediados de esta semana. La jornada, denominada Día de amor por el profeta, ha estado caracterizada por enfrentamientos muy violentos en los que han muerto seis personas (16 según la cadena Express). En el resto de los países musulmanes donde se esperaban disturbios tars los asaltos a las embajadas de la semana pasada, las manifestaciones han sido pacíficas.  

Las embajadas occidentales habían extremado la seguridad en multitud de países y Francia ha aplicado la orden del Ministerio de Exteriores de cerrar legaciones diplomáticas, colegios y centros culturales en 20 países.

Los enfrentamientos más graves se registraron en Karachi, donde tres policías y dos manifestantes murieron y otras 112 personas resultaron heridas según las declaraciones de Allah Bachayo Memon, el portavoz del Gobierno de la provincia, a la agencia Reuters. En los disturbios se quemaron 20 coches, cinco cines y tres sucursales bancarias. 

En Peshawar, la Policía mató de un diparo a un conductor que trabajaba para la cadena de televisión local Ary durante la represión de una manifestación. El canal, que identificó a la víctima como Mohamed Ahmed, explicó que éste fue alcanzado cuando se encontraba en un vehículo de una unidad móvil que había ido a cubrir las manifestaciones convocadas en la ciudad y en las que participan miles de personas.

Según la cadena, el conductor fue trasladado a un hospital cercano, donde falleció. La policía confirmó la muerte del chófer, pero aseguró que no había fallecido por disparos de las fuerzas de orden. Poco antes del incidente, una turba atacó e incendió dos cines en esta ciudad, donde se registraron disturbios desde primera hora de la mañana. Según fuentes policiales, al menos 14 personas han resultado heridas desde el inicio de las movilizaciones.

La ciudad de Rawalpindi -vecina a Islamabad- también ha sido escenario de protestas que han obligado a intervenir a las fuerzas de orden público. La capital, Islamabad, estaba blindada y la Policía disparó gases lacrimógenos para dispersar una manifestación de cerca de 1.000 personas. 'Estamos pidiendo que cualquiera que haya blasfemado contra nuestro santo Profeta sea traído aquí para que podamos hacerlo pedazos delante de toda la nación', dijo un manifestante según Reuters.

El primer ministro de Pakistán, Rajá Pervez Ashraf, dijo el jueves que 'un ataque al profeta es un ataque a los 1.500 millones de musulmanes. Por lo tanto, es algo inaceptable', aunque pidió a sus compatriotas que protesaran de forma pacífica y que se mantuvieran a distancia de las embajadas.

'Un ataque al profeta es un ataque a los 1.500 millones de musulmanes. Por lo tanto, es algo inaceptable' Por otra parte, el Ministerio de Asuntos Exteriores paquistaní llamó hoy a consultas al embajador estadounidense en funciones para transmitirle su malestar por el vídeo. Las autoridades paquistaníes pidieron al diplomático Richard Hoagland que el Gobierno de EEUU 'tome medidas inmediatas para eliminar el vídeo sacrílego del portal Youtube e inicie acciones contra su autor', según una nota de Exteriores. Por ahora la Justicia de EEUU se ha negado a hacerlo.

EEUU está muy preocupado por las muestras de repulsa tras la difusión del vídeo de Mahoma y la Casa Blanca se ha gastado 70.000 dólares en una campaña de publicidad que ya ha empezado a difundir en Pakistán con la que pretende desmarcarse claramente de la película contra el profeta.

En Afganistán, donde se habían registrado incidentes esta semana tras la aparición de las caricaturas, la Policía pidió a los líderes religiosos que trataran de calmar los ánimos para evitar un baño de sangre. En Kabul al menos 900 personas se concentraron cantando eslóganes en contra de EEUU y quemando banderas.

En Egipto, el máximo responsable legal islámico dijo ayer que los musulmanes deberían seguir su ejemplo y afrontar los insultos sin venganza. La capital, El Cairo, se mantenía blindada como precaución tras el ataque a la embajada de EEUU la pasada semana.

Mientras que en Túnez, donde estaban previstas movilizaciones masivas, el Gobierno ha prohibido las manifestaciones para tratar de contener la furia. También hubo concentraciones frente a la embajada de Estados Unidos en Saná. Los participantes en la manifestación se mantuvieron a cierta distancia de las fuerzas antidisturbios que custodiaban la embajada y cantaron lemas como 'No nos vais a humillar', 'Al profeta de Alá no se ofende' o 'Satánico embajador de EEUU'.

La marcha fue convocada por los 'hutíes', independentistas chiíes del norte del país que, además, formaron una barrera humana para evitar que los manifestantes se acercasen a las fuerzas del orden. Entre las pancartas que portaban los asistentes podían leerse algunas como 'Callarnos con la presencia de fuerzas extranjeras es una tiranía' o 'Las fuerzas extranjeras están conspirando con el régimen'.

En Daka, la capital de Bangladesh, 10.000 personas marcharon coreando eslóganes contra el presidente de EEUU Barack Obama y quemando banderas estadounidenses y francesas.

La Oficina del Alto Comisionado de la ONU para los Derechos Humanos consideró hoy 'malintencionadas y deliberadamente provocativas' las caricaturas, al igual que la película La inocencia de los musulmanes, que ridiculiza la figura del profeta.

'En el caso de Charlie Hebdo, conociendo lo que iba a pasar tras las difusión de la película, parece doblemente irresponsable publicar estas caricaturas', dijo el portavoz de la Oficina, Rupert Colville.

Desde Francia, el ministro de Interior, Manuel Valls, confirmó la prohibición de las manifestaciones convocadas para este sábado a través de las redes sociales. 'No habrá excepciones. Las manifestaciones estarán vetadas y serán disueltas'.