Público
Público

Seis niños muertos en un bombardeo de la OTAN en Afganistán

La Alianza dice estar investigando las causas aunque sugiere que podrían haber sido víctimas de un cohete de los talibanes

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

La Policía afgana aseguró hoy que seis niños han muerto y otro resultó herido en la provincia afgana de Kunar, víctimas de un ataque aéreo de la ISAF. La OTAN asegura estar investigando las 'acusaciones sobre víctimas civiles', aunque sugiere que fue un proyectil de los talibanes el que mató a los pequeños.

Según dijo a la agencia afgana AIP el jefe policial provincial, Jalilulá Ziayi, el suceso ocurrió el jueves en el distrito de Dara-i-Pech, cuando unos insurgentes atacaron con cohetes un puesto de las fuerzas de la OTAN.

Según la fuente, un avión de la organización militar sobrevoló la zona tras el ataque y lanzó varias bombas que acabaron con la vida de seis niños e hirieron a otro más mientras recogían chatarra.

En un comunicado, la ISAF había informado horas antes de un ataque insurgente contra uno de sus puestos de control en el distrito, lo que llevó a sus tropas a solicitar apoyo aéreo.

'Un proyectil insurgente se quedó corto y acabó supuestamente con la vida de un civil afgano en un maizal (...). Cuatro insurgentes murieron por municiones de precisión usadas en una línea montañosa', afirmó la ISAF.

La organización, sin embargo, dijo estar al tanto de 'acusaciones de bajas civiles' como consecuencia del enfrentamiento. Por ello anunció que ha abierto una investigación. El ataque contra el puesto de la ISAF fue reivindicado por un portavoz talibán, Zabiulah Muyahid, quien afirmó a AIP que las tropas extranjeras sufrieron bajas entre sus filas.

En la provincia oriental de Kunar, una región montañosa y boscosa fronteriza con Pakistán, predomina la etnia pastún, de la que proceden tradicionalmente los insurgentes talibanes.

En el primer semestre de este año 1.271 civiles murieron víctimas de la guerra afgana, un aumento del 31 por ciento respecto al mismo período del año anterior, conforme a un informe difundido este mes por la misión de la ONU en Afganistán (UNAMA).

Las bajas entre civiles en las operaciones que la ISAF han sido objeto de críticas por parte del presidente afgano, Hamid Karzai, que las ha calificado varias veces de 'inaceptables'.

A principios de agosto, el nuevo jefe de las tropas internacionales en Afganistán, David Petraeus, exigió a sus fuerzas que confirmaran la ausencia de civiles en las áreas de combate antes de ordenar abrir fuego.