Público
Público

Un seísmo golpea Fukushima sin alerta de tsunami

La mayor densidad registrada ha sido de 4 grados a unos 25 kilómetros de la central nuclear

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Un terremoto de 5,6 grados en la escala Richter golpeó este lunes el noreste de Japón con epicentro en la provincia de Fukushima, sin que se haya emitido alerta de tsunami ni se hayan registrado problemas en la accidentada planta nuclear de Daiichi.

El temblor tuvo lugar a las 11.46 hora local (2.46 GMT) con epicentro en el mar frente a la costa de Fukushima, a 50 kilómetros de profundidad, según la Agencia Meteorológica japonesa.

Las estaciones de medición más cercanas a la central nuclear de Fukushima Daiichi, situadas en las ciudades de Tomioka y Minamisoma, a 10 y 25 kilómetros respectivamente de la planta, registraron la magnitud máxima del seísmo, que ha sido de 4 grados en la escala japonesa cerrada de 7, la cual se centra más en las zonas afectadas que en la intensidad del terremoto.

El seísmo también se ha notado especialmente al norte de Fukushima, en la provincia de Miyagi, frente a cuya costa se registró el potente terremoto del 11 de marzo de 9 grados en la escala abierta de Richter. Media docena de localidades en el sur de Miyagi han registrado también una magnitud de 4 grados en la escala nipona.

Las sacudidas del terremoto se han sentido en el centro de Tokio, donde varias estaciones de medición han registrado una magnitud de 2 grados en la escala japonesa. En ninguna de las provincias afectadas se ha informado de daños graves en infraestructuras o de interrupciones en el transporte.

La planta de Fukushima Daiichi resultó gravemente dañada por el terremoto y el tsunami del pasado 11 de marzo , que desataron una crisis nuclear, la peor en 25 años, que todavía continúa abierta. Desde el gran seísmo de marzo, Japón ha vivido más de 660 réplicas superiores a los 5 grados.

El país asiático se asienta sobre el llamado Anillo de Fuego del Pacífico, por lo que sufre numerosos a temblores que, no tienen consecuencias graves por las estrictas normas de construcción en vigor y los protocolos de seguridad vigentes.