Publicado: 15.11.2013 09:46 |Actualizado: 15.11.2013 09:46

Una semana después del tifón se desconoce la cifra real de fallecidos

El último recuento del Gobierno habla de 2.400, mientras que la ONU aumenta el número de muertos a 4.400. La ayuda comienza a llegar a las zonas más devastadas

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Cuando se cumple una semana de la llegada del tifón Haiyan a las costas de Filipinas, no se tiene conocimiento real del número de víctimas mortales a consecuencia de la tragedia.

El último boletín oficial del Gobierno, publicado ayer, cifra las víctimas en más de 2.400, mientras que Naciones Unidas afirmó hoy que al menos 4.400 personas han muerto al paso de Haiyan por las provincias centrales del archipiélago y unas ocho millones están afectadas.

Las cifras de la ONU dejan en entredicho al Ejecutivo de Benigno Aquino, quien afirmó durante una entrevista con el canal CNN que el número de fallecidos rondaría los 2.500. Inicialmente, las autoridades locales calcularon en torno a los 10.000 el número de personas que habrían perdido la vida por el temporal, pero el presidente filipino consideró exagerada esta cifra.

Según los datos de Naciones Unidas, sólo en la ciudad de Tacloban, la más afectada por el tifón,  habrían perecido alrededor de 4.000 habitantes.

Haiyan, que ya se ha convertido en el tercer peor desastre natural de la historia de filipinas, arrasó el pasado viernes varias provincias de Filipinas con vientos sostenidos de 225 kilómetros por hora y rachas máximas que superaban los 300. 

"El tifón Haiyan y el huracán Katrina (que en 2005 golpeó la costa este de Estados Unidos) tenían la misma intensidad. Si Estados Unidos tardó en dar respuesta al desastre meteorológico, cómo no va a tardar una país en vías de desarrollo", comentó desde Tacloban Daniel Burgui, cooperante de Acción contra el Hambre.

Mientras sigue el recuento de fallecidos, a los supervivientes comienza a llegarles parte de la asistencia humanitaria, que se ha reforzado con militares y especialistas de diferentes países.

Un equipo médico español se incorpora hoy para prestar asistencia

Las necesidades son colosales, con cadáveres aún por recoger y en estado de descomposición en las calles y decenas de miles de víctimas que carecen de alimentos y agua en la región central del archipiélago. Una de las principales urgencias es la atención médica, para lo que hoy mismo se incorporará un equipo de 40 médicos españoles con material sanitario y que se unirá mañana a seis expertos que ya se encuentran en la zona afectada. 

"Ya hay (en Tacloban) un equipo y un primer cargamento con lo más urgente, como comida, techo y carpas. Tenemos también el lugar donde vamos a hacer el despliegue y hoy llega la misión médica", indicó el coordinador general de la Agencia Española de Cooperación Internacional para el Desarrollo (AECID) en Filipinas.

La seguridad ante los saqueos y la precariedad de los servicios médicos, por la destrucción de gran parte de los centros sanitarios, son algunos de los problemas más acuciantes, sobre todo en las islas de Samar y Leyte.