Publicado: 07.11.2013 21:48 |Actualizado: 07.11.2013 21:48

El Senado de EEUU aprueba una ley que prohíbe la discriminación laboral contra los gais

La medida pasa a la Cámara de Representantes, donde su futuro es más incierto

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El Senado de EEUU aprobó hoy por amplia mayoría una ley que prohíbe todo tipo de discriminación en el trabajo por la orientación sexual o el género, una medida que ahora pasa a consideración de la Cámara de Representantes, donde su futuro es más incierto. Por 64 votos a favor y 32 en contra, la Cámara Alta dio el visto bueno a la propuesta de Ley de No Discriminación en el Empleo (ENDA), la primera legislación contra la discriminación laboral del colectivo de lesbianas, gays, bisexuales y transexuales (LGBT) en Estados Unidos.

El presidente estadounidense, Barack Obama, que hizo de los derechos de los homosexuales un pilar de su plataforma de reelección en 2012, celebró de inmediato la aprobación de la ley, porque "nadie debería perder jamás su trabajo simplemente por quién es o a quién ama". "La victoria de hoy es un homenaje para todos los que lucharon por este progreso desde que se presentó una ley similar hace más de tres décadas, tras los disturbios (del colectivo homosexual) en Stonewall (Nueva York)" en 1969, dijo Obama en un comunicado.

El gobernante instó a la Cámara Baja a aprobar la medida, que tiene "el apoyo abrumador del pueblo estadounidense, incluida una mayoría de votantes republicanos, además de muchas corporaciones, pequeños negocios y comunidades de fe"; y confió en que llegue el momento "histórico" en que pueda firmar la ley.

El líder de la mayoría republicana en la Cámara de Representantes, John Boehner, adelantó el lunes que no apoya la ley porque "incrementará los litigios frívolos y costará empleos, especialmente en los pequeños negocios". Otros republicanos han argumentado que las garantías que ofrece la ley ENDA ya están en práctica en la legislación laboral estadounidense, algo que los demócratas rechazan.

Obama subrayó hoy que "un partido en una cámara del Congreso no debería interponerse en el camino de millones de estadounidenses que quieren ir a trabajar cada día y ser juzgados únicamente por el trabajo que hacen". "Es hora de acabar con este tipo de discriminación en el lugar de trabajo, no de permitirla", insistió el mandatario.

Dos senadores republicanos, Pat Toomey y Jeff Flake, trataron de incluir en el proyecto de ley una enmienda que ampliara las excepciones por motivos religiosos en la ley, pero no obtuvieron los votos necesarios. Su compañero de partido Dan Coats arguyó hoy en un discurso en el pleno del Senado que la ley ataca la libertad religiosa.

"Me opongo a la discriminación de cualquier tipo, y eso también incluye la discriminación de individuos e instituciones por su fe y sus valores, que a menudo se pierde y que se ha perdido en este debate", señaló Coats.

Defensores de los derechos de los homosexuales también celebraron la aprobación del proyecto de ley, similar a otros dos que fracasaron en el Congreso estadounidense en 1996 y 1997. "Esta coalición en el Senado ha enviado un mensaje vital de que la legislación de derechos civiles nunca debería estar atada a juegos políticos partidistas", dijo en un comunicado Chad Griffin, presidente de Human Rights Campaign, que acusó a Boehner de querer bloquear de manera "inaceptable" el avance de la medida.