Público
Público

El 'sheriff' Arpaio traduce sus calzoncillos rosas al español

El polémico 'sheriff', famoso por humillar a sus presos inmigrantes, venderá ropa interior con el lema "Vamos José!"

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El sheriff del condado de Maricopa (Arizona, EEUU), Joe Arpaio, famoso por obligar desde hace 17 años a los presos de la cárcel del condado (la mayoría inmigrantes) a vestir con ropas de color rosa para humillarles, y por hacer negocio de este hecho comercializando ropa interior con el lema 'Go Joe!', ha vuelto a generar polémica al anunciar que a partir de este lunes creará una nueva línea dirigida a los latinos traduciendo ese lema al español: 'Vamos José!'.

Arpaio asegura que con estos nuevos productos generará beneficios para 'ayudar a los jóvenes con problemas' y que es 'un toque de atención' para aquellos que 'durante años' le han llamado 'racista'. 'No soy racista y nunca lo he sido. Solo creo que la gente que llega a este país debería hacerlo legalmente', ha asegurado a Arizona Republic.

'No soy racista y nunca lo he sido', se defiende Arpaio

Sin embargo, Arpaio, en su afán por ridiculizar a los inmigrantes, anunció la semana pasada que estaba planeando sacar a un grupo de sus presos a recoger basura en los alrededores del estadio de la ciudad de Phoenix en donde este martes se celebrará el All-Star de béisbol.

La nueva gama de ropa interior se pondrá a la venta este lunes a las 11 de la mañana, hora local, en un restaurante mexicano de Phoenix (Arizona, EEUU). También podrá ser adquirida en la web Pinkunderwear.com, donde ya se comercializan los calzoncillos con el lema en inglés por 15 dólares cada uno, así como esposas de color rosa y otros artilugios. 

Desde las asociaciones de latinos han reaccionado ante este nuevo gesto de Arpaio, conocido como 'el sheriff más implacable de EEUU' por sus prácticas anti inmigración. Lydia Guzman, activista latina de Somos America, lo ha calificado como 'otra maniobra publicitaria' por parte de Arpaio. Sobre sus declaraciones negando ser racista, Guzman no da crédito. '¿A quién trata de convencer?', se pregunta.