Público
Público

Los sindicatos votan dos días de huelga general en Francia

La protesta gana apoyo social y un 69% de encuestados respalda la movilización

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El frente sindical contra el recorte de pensiones programado por el presidente francés, Nicolas Sarkozy, elevó el tono ayer, al anunciar que mantiene la movilización por sectores y convoca nuevas huelgas generales y nuevas manifestaciones, para el 28 de octubre y el 6 de noviembre. Fue la respuesta de las centrales a las maniobras entre bastidores que se desarrollan en el Senado y al apoyo creciente de la opinión pública.

La intersindical celebró una reunión destinada a tomar nota de los resultados del movimiento, nueve días después del lanzamiento de la ofensiva de huelgas por turnos por sectores y por regiones concentrada en una punta de lanza que son los carburantes y los puertos.

El bloque de izquierda pide en el Senado abrir la concertación social

Seis centrales, la CGT, la CFDT, la CFE/CGC de ejecutivos, la UNSA de funcionarios, la cristiana CFTC y la FSU fuerte en enseñanza, firmaron el comunicado final que llama a 'proseguir las movilizaciones para reunir el máximo y amplificar el apoyo de la opinión pública' gracias a 'iniciativas unitarias'. Los sindicatos FO y SUD-Solidaires, de acuerdo con su posición basada en exigir la retirada pura y simple del proyecto de Sarkozy, no firmaron el comunicado, pero apoyan el movimiento.

Defraudando las esperanzas que algunos conservadores tenían, no hubo división del frente sindical. Clave en ello ha sido el sondeo de BVA para Canal+, revelado anoche y que será hecho público hoy. Sube el respaldo de la ciudadanía al movimiento social y ahora, según ese barómetro BVA, son un 69% los partidarios de las movilizaciones.

Los sindicatos, que ya sólo son una parte del movimiento tras la entrada en liza de los estudiantes, tienen la vista puesta en las vacilaciones del Senado. Allí, Sarkozy decidió ayer poner a los centristas, que tienen la llave de la Cámara Alta, entre la espada y la pared. Por un lado, impuso una enmienda al proyecto de ley que anuncia que, tras las elecciones generales de 2012, habrá una nueva 'reforma sistémica' de las jubilaciones, cosa que equivale a reconocer que el actual proyecto es transitorio. Por otra parte, exigió la aplicación de un trámite llamado 'voto único', que acelera el debate.

Algunos de los huelguistas ya llevan 15 días de salario perdidos

La maniobra era urgente para Sarkozy tras la ofensiva de la izquierda anteayer, cuando un bloque que tiene mayoría relativa comunistas, socialistas y radicales de centro izquierda llamó solemnemente a cesar la tramitación y abrir la concertación social, algo a lo que los centristas no eran hostiles.

El movimiento social sigue fuerte: ayer fue jornada de manifestaciones y bloqueos de institutos de bachillerato, y la huelga prosigue en varios sectores, manteniendo bloqueados los carburantes.

Con las nuevas convocatorias, la capacidad de resistencia será capital. El Frente de Izquierdas organiza a partir de mañana y por tiempo indefinido cajas de resistencia de los huelguistas. Algunos de ellos, especialmente en refinerías y puertos petroleros, ya llevan 15 días de salario perdidos.

Los bachilleres reunieron a decenas de miles de manifestantes en todo el país. El ministerio dijo que había 312 liceos 'perturbados', pero los sindicatos anunciaron 1.300 bloqueados o en huelga. La explicación de la diferencia en los datos la dio a Público Alberto Muñoz, director del prestigioso Liceo Charlemagne, en el centro de París: 'Muchos directores prefieren no declarar ningún incidente al ministerio, porque así se evitan quebraderos de cabeza'. En cuanto a universidades, el ministerio informó de siete afectadas, mientras que los sindicatos hablaban de 33 en huelga o cerradas (el 39,7% de las del país).

El juego del gato y el ratón entre policías y piquetes prosiguió en las 12 refinerías del país y en torno a los depósitos de carburante. 'Los vándalos no tendrán la última palabra', dijo Sarkozy.