Publicado: 01.05.2014 16:25 |Actualizado: 01.05.2014 16:25

El Sinn Féin defiende la inocencia de Gerry Adams y denuncia maniobras políticas

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Después de pasar la noche detenido en una comisaría norirlandesa, el presidente del Sinn Féin, Gerry Adams, continúa siendo interrogado por el asesinato de una católica a manos del IRA en 1972. La "número dos" de la formación republicana, Mary Lou McDonald, ha recalcado este jueves que su líder es inocente y que tiene todo el apoyo del partido, al tiempo que advirtió de que su posición no se ha visto cuestionada por este caso, que ha causado un terremoto político en Irlanda.

Para la dirigente del Sinn Féin, el arresto de Adams por parte de la Policía norirlandesa (PSNI) es una maniobra política encaminada a dañar al partido en las elecciones europeas y locales de este mes, en las que prevé avances tanto en el sur como en el norte de la isla. Adams, tal y como había anunciado que haría en marzo, se presentó este miércoles voluntariamente en una comisaria de Antrim, al norte de la provincia británica, para colaborar con la PSNI en las pesquisas sobre ese asesinato y los agentes lo detuvieron después.

Algunos observadores cuestionan el hecho de que se mantuviera al político nacionalista retenido durante toda la noche, cuando es muy improbable que una de las caras más conocidas de Irlanda y figura clave en el proceso de paz tuviese intención de fugarse para eludir a la Justicia. A eso se ha agarrado el Sinn Féin para denunciar una maniobra de acoso político contra su carismático líder, quien se ha declarado "inocente" respecto al "secuestro, asesinato o entierro" de Jean McConville.

El Gobierno de Reino Unido ha negado cualquier interferencia política en la detención de Adams y ha defendido que el arresto responde a una pesquisa independiente sobre el crimen. Un portavoz de David Cameron ha asegurado que es "bien sabido" que hubo una investigación sobre el caso y no quiso desvelar si el primer ministro fue informado con antelación.

McConville, una viuda de 37 años con diez hijos, fue una de las diecisiete personas -dieciséis hombres y una mujer- que el Ejército Republicano Irlandés (IRA) secuestró, asesinó y enterró en lugares secretos por colaborar supuestamente con las fuerzas del orden durante el conflicto norirlandés. Su cadáver fue finalmente hallado en 2003 en una playa del condado irlandés de Louth, en la frontera con el Ulster, pero nadie ha sido aún condenado por este asesinato, tal y como recordó el primer ministro irlandés, el democristiano Enda Kenny.

A este respecto, el hijo de McConville, Michael, que tenía 11 años cuando su madre fue asesinada, expresó su satisfacción por el arresto. "Estamos contentos de ver que las cosas se mueven (...). Yo y el resto de mis hermanos y hermanas estamos satisfechos de ver que la PSNI está haciendo su trabajo. Nunca pensamos que esto pudiera ocurrir (el arresto de Adams), pero estamos bastante contentos", agregó. Por su parte, la ministra irlandesa de Bienestar Social, la laborista Joan Bruton, evitó criticar directamente a Adams, si bien calificó el asesinato de McConville de "crimen de guerra".

La grave crisis económica que atraviesa Irlanda, que abandonó en diciembre un duro programa de ayuda internacional, ha castigado sobre todo al Partido Laborista, al que parte de su electorado no va a perdonar en las urnas que haya admitido la política de austeridad. El gran beneficiado podría ser el Sinn Féin, mientras que en Irlanda del Norte la formación republicana aspira a reforzar su posición como principal representante de la comunidad nacionalista católica.

Aunque todavía no hay responsables del asesinato de McConville, en las últimas semanas varias personas han sido interrogadas al respecto, después de que la PSNI obtuviese nuevos testimonios de antiguos miembros del IRA. Algunos excombatientes habían ofrecido entrevistas a investigadores de una universidad de Boston (EEUU) acerca del pasado conflicto norirlandés, bajo la condición de que sus declaraciones sólo se harían públicas después de su muerte. Sin embargo, un tribunal estadounidense ordenó el año pasado que se entregasen algunas grabaciones de esas declaraciones a la PSNI.

En las cintas están las voces de históricos del IRA como Brendan Hughes y Dolours Price, fallecidos en 2008 y 2013 respectivamente, y de Ivor Bell, quien fue arrestado el pasado marzo y está acusado de encubrir el asesinato de McConville. El Sinn Féin cuestionó la validez de las grabaciones, al recordar que todos los detenidos, excepto Bell, fueron puestos en libertad sin cargos tras ser interrogados. También recordó que exmiembros del IRA como Hughes, Price o Bell habían acusado a Adams anteriormente de dirigir las actividades del IRA en venganza por su posición ante el proceso de paz en Irlanda del Norte.