Público
Público

Siria se queda en ruinas mientras el proceso de paz sigue estancado

El régimen sirio derribó en 2012 y 2013 miles de edificios de civiles y la oposición le acusa de "politizar" la situación humanitaria. Mientras, las negociaciones de Ginebra no encuentran ninguna solución pa

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

La primera ronda de negociaciones de paz para Siria entra este jueves en su penúltimo día con las expectativas muy bajas sobre lo que se puede conseguir y con las miras puestas en lo que será la siguiente tanda de conversaciones en poco más de una semana. El mediador en el proceso de paz para Siria, Lajdar Brahimi, se reunió hoy de nuevo con las dos delegaciones que representan al Gobierno y la oposición siria, pocos minutos antes de las 11.00 horas (10.00 GMT), confirmó la portavoz de la ONU, Corinne Momal-Vanian.Confió en que la siguiente ronda de consultas sea 'más estructurada y productiva'.

Mientras, las ciudadaes sirias se van quedando en ruinas a causa de la guerra y los constantes bombardeos indiscriminados del Ejército de Bachar al Asad. Las declaraciones de testigos, así como las imágenes por satélite y distintas pruebas fotográficas y audiovisuales, demuestran que las autoridades sirias han demolido deliberadamente miles de edificios en Damasco y Hama en 2012 y 2013, denuncia la organización Human Rights Watch (HRW) en un comunicado.

El informe consta de 38 páginas y se titula Destrucción de la tierra: las demoliciones ilegales de los barrios de Siria en 2012 y 2013. En él se documentan hasta siete casos de destrucciones a gran escala efectuadas por explosivos y tractores que, según la organización, 'violan las leyes bélicas'. Según la investigación de HRW, las demoliciones no estaban dirigidas a objetivos civiles como asegura el Gobierno sino a 'castigar' a la población civil y causar 'daños desproporcionados' entre la gente. 'Limpiar barrios enteros del mapa no es una táctica legítima en la guerra', ha dicho el investigador de emergencias de HRW, Ole Solvang. También ha añadido que estas 'demoliciones ilegales son la última constatación de una larga lista de crímenes cometidos por el Gobierno sirio'.

La Coalición Nacional de Fuerzas de la Oposición y la Revolución Siria (CNFORS) ha condenado este miércoles lo que ha descrito como intentos del Gobierno para 'politizar' la situación humanitaria en el país árabe. 'El régimen de Al Asad continúa bloqueando la ayuda a las zonas bajo bloqueo de Siria, incluyendo el casco viejo de Homs, e insiste en seguir una política de 'sometéos o morid de hambre' contra la población civil', ha indicado.

Se han registrado siete casos de destrucciones a gran escala efectuadas por explosivos y tractoresAsí, ha manifestado que, en caso de no encontrar oposición, 'las últimas maniobras políticas del régimen impedirán el progreso de soluciones reales que podrían traer el cambio que los sirios quieren conseguir, que han pagado con sus vidas para ver'. La suerte del convoy de ayuda humanitaria de la ONU para miles de sirios asediados en la ciudad de Homs, en el centro del país, sigue sin decidirse después de que el Gobierno sirio pidiera el martes garantías de que los suministros no terminarán en manos de 'terroristas'.

Los esfuerzos para hacer llegar alimentos y medicinas a esta ciudad se han convertido en la prueba de fuego para ver si las conversaciones de paz en Ginebra pueden tener como resultado medidas prácticas sobre el terreno tras casi tres años de conflicto. Naciones Unidas indicó el mismo martes que está preparada para entregar raciones para una mes para unas 2.500 personas atrapadas en Homs, ciudad bajo control rebelde y asediada por las fuerzas leales a Al Assad.

El Gobierno quiere saber a quién llega la ayuda humanitaria 'para que no vaya a los terroristas'

Sin embargo, el Gobierno ha señalado que primero quiere saber quién recibirá la ayuda. 'Seguimos a la espera de garantías de que estos convoyes no irán a grupos armados, a grupos terroristas dentro de la ciudad. Queremos que vayan a mujeres y niños', manifestó el viceministro de Exteriores sirio, Faisal Mekdad.

Por otra parte, la CNFORS ha condenado 'en los términos más firmes' el 'aborrecible' uso de 'bombas de barril' por parte del Ejército contra zonas residenciales del país. Al menos 15 personas murieron ayer (por el martes) en el barrio Mayassar de Alepo, y otras 15 han muerto hoy (por el miércoles) en el barrio Maadi de esta misma localidad, después de que helicópteros del Ejército lanzaran 'bombas de barril', según han denunciado activistas opositores.

Además de las viviendas, también el Patrimonio de la Humanidad es una víctima más del conflicto.  Las fuerzas leales ahan rodeado a los rebeldes cerca del castillo Crac de los Caballeros, en el este del país, un monumento declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO, según han informado este miércoles residentes de la zona. El castillo ya sufrió impactos de mortero el año pasado, cuando los rebeldes de la ciudad de Al Hosn, situada a los pies de la colina donde está situado el castillo, se escondieron entre sus muros, construidos hace cientos de años.

Siria ha sufrido la devastación de varias de sus ciudades y barrios, incluido el mercado medieval de Alepo

Durante los casi tres años de guerra civil, Siria ha sufrido la devastación de varias de sus ciudades y barrios, incluido el mercado medieval de Alepo y su Mezquita de los Omeyas. Además, los continuos saqueos han amenazado las tumbas de la ciudad de Palmyra y los templos romanos han sufrido grandes daños.

El martes la ciudad de Al Zara, cerca de Al Hosn, sufrió ataques de cohetes, artillerías y disparos de tanques, según ha informado un residente en condición de asesinato. Poco después, aviones de guerra bombardearon la zona entre Al Zara y Al Hosn, donde se sitúan grupos de rebeldes. Pese a que estos enfrentamientos de los dos últimos días han tenido lugar cerca del castillo Crac de los Caballeros, por el momento el monumento no ha sufrido daños, según los testigos.

Un soldado de las Fuerzas de Defensa Nacional, un grupo paramilitar leal a Al Assad, ha informado de que la ofensiva tiene como objetivo asegurar un gasoducto que discurre por Al Zara y que fue atacado por rebeldes el pasado mes de diciembre para interrumpir los suministros. Sin embargo, otros testigos relacionan los enfrentamientos con una disputa entre varias aldeas de Homs, una provincia religiosamente variada que ha sido objeto de luchas religiosas entre la minoría alauí, secta a la que pertenece Al Assad, y la mayoría de rebeldes suníes.