Público
Público

Siria rechaza cualquier responsabilidad en la matanza de Hula

La ONU asegura tener indicios de que se cometieron "crimenes contra la humanidad"

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Siria ha rechazado cualquier tipo de responsabilidad en la matanza de Hula ocurrida la semana pasada y que se llevó por delante la vida de 108 personas. Según ha declarado el embajador de Siria ante la ONU en Ginebra, Faysal Khabbaz Hamoui, detrás de los crímenes no se encuentra el régimen de Bachar al Asad sino grupos terroristas que quieren imponer 'violencia sectaria' en el país.

'La matanza, una de las más horrendas ya vividas, con personas asesinadas de forma brutal, fue perpetrada por grupos de terroristas armados', señaló el embajador en su intervención en la cuarta sesión especial del Consejo de Derechos Humanos sobre la situación en Siria. 'Acusan al gobierno de Siria, sacando conclusiones precipitadas y hacen caso omiso de los verdaderos asesinos', afirmó el embajador.

La Oficina de la Alta Comisionada de la ONU para los Derechos Humanos, Navi Pillay, explicó que las investigaciones preliminares recogidas por sus equipos en la región indicarían que en la matanza habrían participado milicias ligadas al Ejército sirio. En un discurso leído en la sesión, Pillay denunció además que hay indicios para pensar que se cometieron crímenes contra la humanidad. En esa declaración, Pillay se refirió a 'informaciones que sugieren que la Shabiha (grupos paramilitares progubernamentales) entró en las poblaciones y que podría ser responsable de docenas de asesinatos'. Unos días antes, la ONU afirmó que tenía sospechas de que en Hula familias enteras habían sido ejecutadas de manera sumaria, incluidos mujeres y niños.

Khabbaz negó en su intervención el uso de artillería y puso en cuestión las informaciones aportadas por la oficina de la Alta Comisionada. 'El informe preliminar del comité encargado por el Gobierno de investigar lo sucedido no encontró ninguna evidencia de artillería en los cuerpos de los fallecidos. No sé cómo pudieron llegar a esa conclusión desde Ginebra', afirmó.

Rechazó tajantemente la celebración de la sesión especial del Consejo, afirmando que 'hecha por tierra la credibilidad' del organismo, y acusó a sus promotores -citó reiteradamente a Estados Unidos- de querer 'esparcir el odio' y de querer boicotear el supuesto diálogo existente para resolver la situación. 'Lo que quieren es crear un conflicto civil en beneficio de Israel', sentenció.

Finalmente, Khabbaz afirmó que el régimen de Al Asad protege a su pueblo frente a las matanzas y que hará todo lo necesario 'para salir de esta crisis'. Por su parte, Pillay instó una vez más al Consejo de Seguridad a considerar la posibilidad de referir el caso de Siria a la Corte Penal Internacional (CPI).