Publicado: 28.05.2015 18:19 |Actualizado: 28.05.2015 18:26

Los socialistas se alían con la derecha europea y abren la puerta al blindaje de las empresas

Llevan meses criticando la cláusula de protección de multinacionales del acuerdo de libre comercio entre EEUU y la UE, pero este jueves han votado a favor de incluirla en el TTIP

Publicidad
Media: 3.95
Votos: 20
Comentarios:
Imagen de la votación de este jueves en el Parlamento Europeo. MRR.

Imagen de la votación de este jueves en el Parlamento Europeo. MRR.

BRUSELAS.-Los socialistas europeos claudican y evitan que el Parlamento de Bruselas dé un espaldarazo al acuerdo comercial entre la UE y Estados Unidos (TTIP, en sus siglas en inglés) al evitar que la Cámara apruebe el rechazo pleno a la fórmula de blindaje judicial que pone a las multinacionales por encima de los Estados y de la soberanía de los parlamentos nacionales.

La comisión de Comercio Internacional de la Cámara europea ha aprobado hoy una resolución elaborada por el socialdemócrata alemán Bernd Lange que evita rechazar explícitamente la fórmula de los tribunales internacionales privados para dirimir conflictos entre Estados e inversores extranjeros, el llamado mecanismo ISDS (Investor-State Dispute Settlement).



Y esto a pesar de que el propio Lange llevaba meses criticando esta cláusula ISDS y a pesar también de que en el borrador inicial Lange había incluido su rechazo frontal a dicha fórmula.

Sin embargo, acaso en previsión de que un texto tan contundente iba a ser tumbado por la derecha europea (PP y liberales, que tienen mayoría), Lange ha optado por aguar el contenido del mismo y el texto final aprobado no cita siquiera explícitamente el ISDS: apela a confiar en los tribunales nacionales y se refiere únicamente a la necesidad de reformar los mecanismos actuales de resolución de conflictos entre inversores y Estados.

Junto a esto, Lange propone “a medio plazo, la creación de una Corte Internacional pública de resolución de conflictos con inversores para dirimir estas disputas”, lo que cumple exactamente con la línea reivindicada por la comisaria de Comercio de la Comisión Europea, Cecile Malmstrom, la encargada en la UE de negociar el acuerdo con Estados Unidos.

El texto de este informe debe ser ahora votado por el Parlamento Europeo al completo durante la segunda semana de junio en Estrasburgo. Debido a la mayoría de la derecha, no es esperable que el resultado sea diferente al obtenido hoy en la votación de la comisión de Comercio Internacional.

“Tras año y medio y 9 rondas de negociación del TTIP entre la Comisión y EEUU, la Comisión de Comercio Internacional del Parlamento ha aprobado una resolución en la que socialistas, liberales y conservadores han dado todo su apoyo a la Comisión Europea y han omitido las demandas de la ciudadanía de transparencia y en contra de la creación de un sistema jurídico paralelo para las multinacionales, el Tribunal de Inversores, ISDS”, ha criticado el portavoz de EQUO en el Parlamento Europeo, Florent Marcellesi.

La derecha europea, en cambio, defendió que “no era ahora el momento de tumbar el ISDS, puesto que se está en plenas negociaciones. Lo correcto es dejar que la Comisión Europea tenga diferentes opciones sobre la mesa”, defendió la conservadora Emma McClarkin.

El informe del Parlamento llega tras un año y medio de discusiones en la Cámara. Lange debía recoger las opiniones de otras 13 comisiones, seis de las cuales rechazaron el ISDS, sin embargo, el informe del socialdemócrata alemán no muestra tal contundencia.

Lo más paradójico de todo es que el propio Lange ha asegurado en la rueda de prensa posterior a la votación su postura contra el ISDS. Lange ha asegurado, de hecho, que para él el mecanismo de tribunales privados no es adecuado en casos como Estados Unidos y Europa porque tienen sistemas judiciales fiables, transparentes y consolidados”. Entonces, ¿por qué no ha incluido este punto de vista en su informe?

El diputado de Los Verdes Yanick Jadot ha criticado que “los socialistas se han echado para atrás para lograr un consenso con conservadores y liberales para evitar que éstos tumben su informe. Han preferido esa opción que reflejar el rechazo generalizado que hay en la opinión pública europea al ISDS”.

“EL ISDS debería pertenecer al pasado”, ha recalcado Helmut Scholz, de Izquierda Unitaria Europea. “Nuestro sistema legal reúne todas las garantías y es transparente… pero el voto de hoy muestra qué tenía en mente el partido socialista a pesar de lo que venía diciendo”.

Uno de los argumentos típicos que esgrime a menudo la derecha europea para defender el blindaje a las multinacionales es que los Estados miembros de la UE ha firmado ya más de 1.400 acuerdos con el ISDS, algunos de ellos desde los años 50.

Sin embargo, la cláusula ISDS permitió a Vattenfall denunciar en octubre del año pasado al gobierno alemán y reclamarle 4.700 millones de euros de compensación debido a que, tras el desastre de Fukushima, el gobierno alemán había decidido recular en sus políticas pronucleares y retirar licencias de funcionamiento a ocho plantas de este tipo.

La Cooperación Reguladora y el ISDS son precisamente los dos aspectos del TTIP más criticados por el creciente número de detractores del tratado. Bruselas ha celebrado una consulta pública en la que 150.000 europeos expresaron su opinión sobre el mecanismo de blindaje de las empresas. El 97% rechazó el ISDS, pero la Comisión sigue empeñada en incluirlo en el acuerdo.