Publicado: 08.10.2015 09:26 |Actualizado: 08.10.2015 09:28

Socialistas y comunistas abren
la puerta a formar un pacto
de Gobierno en Portugal

Ambas formaciones se muestran dispuestas a dialogar. La unión de los diputados
de PS y PCP, junto a los del Bloque de Izquierdas, conseguiría la mayoría absoluta
en detrimento de la alianza derechista liderada por Passos Coelho

Publicidad
Media: 3.91
Votos: 11
Comentarios:
El líder del Partido Socialista portugués, Antonio Costa, durante un acto de campaña. - REUTERS

El líder del Partido Socialista portugués, Antonio Costa, durante un acto de campaña. - REUTERS

LISBOA.- El Partido Socialista (PS) y el Partido Comunista de Portugal (PCP) han concluido este miércoles que existe un punto de partida para poder dialogar sobre los puntos convergentes entre ambas formaciones para poder reflejarlo en un pacto de Gobierno. Al término de la reunión entre ambas formaciones, que junto al Bloque de Izquierda contarían con la mayoría absoluta en el Parlamento, en detrimento de los conservadores, sus respectivos líderes expresaron su disponibilidad para profundizar en una posible solución que impida al centro-derecha llegar al poder.

Fue un "franco" y "muy positivo" diálogo "con la meta de responder a la voluntad de los portugueses y expresarlo en las instituciones", dijo el líder de la oposición en Portugal, el socialista António Costa. Para el líder del PCP, Jerónimo de Sousa, sería "incomprensible que se desperdiciase esa oportunidad" para impedir que formen gobierno los conservadores del actual primer ministro Pedro Passos Coelho, con mayoría relativa en el Parlamento después de los comicios del 4 de octubre.



Este primer entendimiento entre socialistas y comunistas, prácticamente inédito en la democracia portuguesa, puede generar preocupación a Passos Coelho y a su socio democristiano Paulo Portas, que este miércoles firmaron un acuerdo de Gobierno con la aquiescencia del presidente de la República, Aníbal Cavaco Silva. La alianza centro-derechista de Passos Coelho y Portas, que obtuvo el 39% de los votos (104 diputados), podría ser superada por los 85 escaños socialistas, los 19 del Bloque de Izquierda (BE, por sus siglas en portugués) y los 17 del PCP, que va en conjunto con los verdes, que forman mayoría absoluta.

Aunque había dado a entender que preferiría respaldar un Ejecutivo de Passos antes que formar un tripartito de izquierda, el secretario general del PS cambió el tono y, a pesar de subrayar que todavía no "se podía sacar conclusiones", dijo que hay condiciones para que se desarrolle "un trabajo serio". "La derecha perdió la mayoría absoluta en la Asamblea", recordó Costa, quien ahondó en que "los puntos de convergencia son importantes".

Aunque los puntos discrepantes entre los dos partidos son notables ─el PCP quiere salir del euro y reestructurar la deuda pública─, el líder del PS insistió en que hay posibilidad de "profundizar" los puntos en común. "Hay condiciones para desarrollar un trabajo serio los próximos días que permita concretar esa ambición ciudadana, de alteración de la política en Portugal", comentó, sin dar más detalles.

Los tres partidos de la izquierda sumaron en los comicios del 4 de octubre 2,7 millones de votos, frente a los 2 millones de los conservadores del PSD y el CDS-PP. El Bloque de Izquierda ya se expresó proclive a pactar con los socialistas para evitar que la coalición de centro-derecha gobierno cuatro años más.

El líder comunista De Sousa, normalmente beligerante con los socialistas, tendió la mano al PS de Costa con la meta de impedir un ejecutivo de centro-derecha, al que, dijo, presentará una moción de rechazo en la Asamblea. "Por parte del PCP, reafirmamos que estamos preparados para todas las responsabilidades, incluidas las de gobierno, necesarias para romper con la política que arrastró al país a la actual situación", señaló De Sousa. A pesar de que aseveró que no renegará de su programa (salida del euro, reestructuración de la deuda), aseguró que eso no impide que el PS pueda formar un gobierno con apoyo de los comunistas.