Publicado: 03.02.2016 15:19 |Actualizado: 03.02.2016 15:46

Socialistas y PP Europeo dan su primer visto bueno al tratado secreto TiSA en el Europarlamento

La Cámara aprueba el informe de posición redactada por los conservadores con el voto en contra de fuerzas como IU o Podemos, y con el respaldo de Ciudadanos, PP, CDC y PSOE. "El PSOE muestra en Europa su verdadera cara", denuncia la eurodiputada de IU Marina Albiol

Publicidad
Media: 4
Votos: 8
Comentarios:
Imagen de archivo del Parlamento Europeo.-

Imagen de archivo del Parlamento Europeo.-

@Alopezdemiguel

MADRID.- Primero dieron luz verde al TTIP, y ahora ha llegado el turno del pacto secreto TiSA. El pleno del Parlamento Europeo ha aprobado este miércoles en Estrasburgo el informe de posición redactado por la diputada conservadora Viviane Reding que supone el aval de la cámara para que la Comisión Europea siga negociando en nombre de los 28 el Trade in Services Agreement, un acuerdo centrado en el sector de los servicios en el que participan una cincuentena de países, entre ellos paraísos fiscales como Panamá o Suiza.

Con 532 votos a favor y 131 en contra -y 36 abstenciones-, el Parlamento Europeo no está aprobando la entrada en vigor del acuerdo, sino las líneas que a su juicio debería seguir el Ejecutivo comunitario, y que han sido trazadas por la ponente del PP Europeo. La Comisión no tiene obligación de respetarlas, y será la Eurocámara quien finalmente decida sobre la ratificación del acuerdo si concluyen las negociaciones, pero la alianza entre liberales, conservadores y socialdemócratas no muestra las fisuras que sí quedaron evidenciadas con el TTIP, por lo que insuflan aire a este pacto. 

Albiol: "EL PSOE se está posicionando en contra de que el Congreso tenga que votar el TiSA"

"Conservadores, liberales y socialdemócratas, también los socialistas españoles, han votado a favor de que se siga negociando el TiSA tal y como se está negociando, con el nivel de secretismo que se está tratando, con todas las amenazas a los derechos laborales y sociales, con el riesgo de abrir la puerta a nuevas privatizaciones", explica a Público Marina Albiol, eurodiputada y portavoz de IU en la Eurocámara.  



Albiol, miembro del grupo de la Izquierda Unitaria Europea (GUE/NGL) denuncia que no se ha ampliado el restringido acceso a la información sobre el acuerdo secreto antes de votar, y recuerda que la mayoría de los datos sobre el TiSA se conocen gracias a filtraciones como las de Wikileaks, reveladas en España por este diario.

El grupo GUE, en el que también se integra Podemos, ha presentado más de una veintena de enmiendas a este informe, pero sólo tres han pasado el filtro de una cámara en la que la Gran Coalición de conservadores y socialdemócratas tiene mayoría. Sólo uno de los conservadores europeos ha votado en contra del texto de Reding, sumado a cuatro socialdemócratas, ninguno de ellos español. "El PSOE muestra en Europa su verdadera cara", critica Albiol, recordando que socialistas, PP, Ciudadanos y CDC han respaldado con su voto esta iniciativa.

También han decidido tumbar la enmienda que pedía clarificar que el TiSA será considerado un acuerdo de carácter mixto, lo que obligaría a contar con el visto bueno de los 28 antes de entrar en vigor. "EL PSOE se está posicionando en contra de que el Congreso tenga que votar el TiSA", acusa.

Entre los puntos que considera más peligrosos del Informe Reding Albiol destaca su "apuesta por la liberalización de determinados servicios como el correo o los transportes", o su posicionamiento "a favor de que las grandes multinacionales tomen decisiones en materia de derechos laborales". "Una de las enmiendas del GUE pretendía excluir los servicios postales de la privatización, pero PP, PSOE, Ciudadanos y CDC han votado en contra, sabiendo que está en peligro el servicio de Correos en España", apunta.

El informe recoge también la inclusión de tribunales de arbitraje a los que podrían acudir las empresas para demandar a estados, aunque como explica la eurodiputada de IU no está claro si Bruselas quiere seguir el denostado modelo del ISDS o la nueva versión presentada por la comisaria de Comercio Cecilia Malmström, el ICS, el mismo que pretende incluir en el TTIP. Lo que Albiol sí ve claro es que el documento cumple a pies juntillas con los deseos de la Gran Coalición europea, cuyos europarlamentarios han aprobado un informe sobre un texto al que la mayoría ni siquiera tiene acceso.