Publicado: 11.10.2015 19:35 |Actualizado: 12.10.2015 14:47

Soldados israelíes matan a dos niños y una mujer embarazada en Palestina

Con la muerte de otro joven en Jerusalén la madrugada del domingo al lunes, van 25 palestinos muertos desde que comenzó la escalada de violencia el pasado 1 de octubre.

Publicidad
Media: 1
Votos: 2
Comentarios:
Manifestantes palestinos cargan con un compañero herido por disparos israelíes en una manifestación en el checkpoint de Howara, cerca de la ciudad de Nablus, Cisjordania.- EFE/EPA/ALAA BADARNEH

Manifestantes palestinos cargan con un compañero herido por disparos israelíes en una manifestación en el checkpoint de Howara, cerca de la ciudad de Nablus, Cisjordania.- EFE/EPA/ALAA BADARNEH

JERUSALÉN/GAZA/RAMALA.- La muerte de un joven palestino que esta pasada madrugada en la ciudad vieja de Jerusalén por los disparos de agentes de seguridad tras haber atacado y herido con un arma blanca a un policía, eleva a 25 el número de palestinos muertos desde el pasado 1 de octubre en el nuevo brote de violencia que afecta a Palestina. Según el portavoz de la Policía israelí Miki Rosenfeld, el incidente tuvo lugar a primera hora de la mañana cuando un joven palestino trató de atacar a un policía cerca de la Puerta de los Leones, uno de los accesos a la vieja ciudadela amurallada.

Esta última muerte se suma a la de un menor palestino de 13 años que murió, ayer, domingo también por disparos de soldados israelíes durante una protesta que tuvo lugar en el distrito cisjordano de Ramala, y a la de una mujer embarazada y su hija de cuatro años en Gaza por un bombardeo de la aviación israelí.



El menor de 13 años, identificado como Ahmed Shakara, recibió un impacto de bala en el cuello durante una manifestación en el campo de refugiados Al Jalazon, informó el portavoz del Ministerio de Sanidad palestino en Ramala, Mohamad Awawda, que señaló que otras dos personas resultaron heridas por disparos en esa protesta.

Madre e hija

Las otras dos víctimas que murieron el domingo son una madre embarazada de 30 años y su hija de cuatro años durante un bombardeo en Gaza, en este undécimo día de la ola de violencia que sacude la región. Murieron de madrugada en su casa a causa de un bombardeo israelí, represalia por un cohete lanzado la noche anterior desde la franja de Gaza, que fue derribado sobre la localidad de Hof Ashkelón sin causar víctimas. 

Según el portavoz del Ministerio de Sanidad en Gaza, Ashraf Al Qedra, su vivienda se vino abajo tras el bombardeo de la aviación israelí con dos misiles aire-tierra que impactaron en las proximidades, y otros cuatro miembros de la familia resultaron heridos.

Por otra parte, al menos 66 palestinos resultaron heridos el domingo por disparos israelíes en las manifestaciones y protestas contra Israel. Tres de ellos están en estado crítico.

Con la última muerte en Jerusalén, son ya 25 los muertos palestinos desde que se agravó la ola de violencia el pasado 1 de octubre, incluidos seis atacantes que fueron abatidos en Israel. Según las estadísticas del Ministerio de Salud palestino, 11 de las víctimas murieron en la franja de Gaza y 14 en Cisjordania y Jerusalén.

Además, Ocho de las 23 víctimas mortales de las últimas semana son menores de edad, según la ONG palestina de derechos humanos Al Haq, once murieron en Gaza y el resto en Jerusalén Este, Cisjordania e Israel, estos últimos abatidos tras cometer, supuestamente, ataques con arma blanca contra israelíes.

Los heridos palestinos superan ya el millar, cientos de ellos por munición real o balas recauchutadas.

En el lado israelí, cuatro personas han muerto y cerca de una veintena han resultado heridas.

Escalada de tensión

Los principales enfrentamientos a lo largo de la jornada del domingo se produjeron en los distritos de Nablus, Tulkarem, Ramala y Jerusalén, donde cientos de jóvenes palestinos acudieron a las posiciones israelíes en la zona para arrojar piedras, cócteles molotov y neumáticos ardiendo.

Más de una veintena resultaron heridos al sur de la ciudad de Nablus, en el paso de Hawara, cuando fuerzas israelíes abrieron fuego con munición real, balas recauchutadas y gases lacrimógenos contra los manifestantes.

La protesta, en la que resultó herido leve un periodista palestino, fue convocada por el consejo de estudiantes de la Universidad An-Najah, y a ella acudieron cientos de participantes, informa la agencia Maan.

Los soldados emplearon munición de pequeño calibre contra los manifestantes

Fuentes militares confirmaron de que los soldados emplearon munición de pequeño calibre contra los manifestantes.

En un principio, los organismos de seguridad palestinos trataron de bloquear el paso a los manifestantes pero se vieron desbordados, informó la edición digital del diario israelí Yediot Aharonot.

Otra manifestación, en este caso con unos 30 heridos según la Media Luna Roja, tuvo lugar en Abu Dis, en Jerusalén Este, donde estudiantes de la Universidad Al Quds trataron de hacer un hueco en el muro de hormigón que Israel construyó en esa y otras zonas durante la segunda intifada y que la separa del resto de la ciudad santa.

También se registraron choques en Tulkarem, en el norte donde los palestinos quemaron banderas israelíes y se informó de alrededor de 20 heridos, 13 de ellos por balas y el resto por proyectiles recauchutados.

Un manifestante palestino herido yace en el suelo tras recibir un disparo de las tropas israelíes durante los enfrentamientos en el Hawara, puesto de control israelí cerca de la ciudad cisjordana de Naplusa.- REUTERS/Ahmad Talat

Un manifestante palestino herido yace en el suelo tras recibir un disparo de las tropas israelíes durante los enfrentamientos en el Hawara, puesto de control israelí cerca de la ciudad de Naplusa.- REUTERS/Ahmad Talat

En la aldea de Bet Umar, en el distrito de Hebrón, se registraron igualmente disturbios después del entierro de un palestino muerto ayer tras sufrir heridas en otra protesta días atrás.