Público
Público

La sombra de Thaksin sobrevuela las elecciones de hoy en Tailandia

El partido del ex primer ministro exiliado presenta a su hermana pequeña como candidata

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Las calles de Bangkok no dejan lugar a dudas. Los cientos de carteles electorales que llenan las paredes y la agresividad de las campañas son el reflejo de una Tailandia dividida que acude hoy a las urnas para elegir a su nuevo primer ministro. Dos formaciones parten como favoritas: el Partido Puea Thai (PPT), respaldado por los llamados camisas rojas, y el Partido Demócrata (PD), liderado por el actual primer ministro, Abhisit Veijjajiva, y apoyado por los camisas amarillas.

Tailandia lleva inmersa en una crisis política desde el año 2006, cuando un golpe de Estado depuso al entonces primer ministro, Thaksin Shinawatra. A partir de ese momento, comenzaron a formarse dos grupos antagónicos en torno a la figura del exmandatario, uno de los mayores magnates de las telecomunicaciones de Tailandia: sus seguidores procedentes en su mayoría de las clases populares y de las zonas rurales se enfundaron el color rojo y sus detractores la élite social, empresarial, militares y gran parte del establishment político el amarillo.

Yingluck Shinawatra podría ser la primera mujer en dirigir el país

Partidarios de una y otra formación política han salido a protestar en las calles cuando su partido se encontraba en la oposición. Sin embargo, las manifestaciones de los camisas rojas han sido reprimidas con mucha mayor dureza y entre marzo y mayo de 2010, murieron al menos 91 personas, casi todas manifestantes, y otras 2.000 resultaron heridas.

El Puea Thai ha decidido jugar la carta del popular Thaksin y ha elegido como candidata a su hermana pequeña Yingluck. Con 44 años, Yingluck era una completa desconocida en la arena política tailandesa hasta hace mes y medio y muchos temían que su inexperiencia despertara recelos.

La sociedad está profundamente dividida en dos bandos enfrentados

'Ha sido una estrategia arriesgada, porque el nombre de Shinawatra está además asociado a muchas cosas negativas', asegura Pavin Chachavalpongpu, investigador del Instituto de Estudios del Sudeste Asiático de Singapur. 'Sin embargo, Yingluck tiene muchas cualidades positivas, como no tener un pasado político ligado a la corrupción, su juventud y, principalmente, ser una mujer', continúa Pavin.

Según varios sondeos, el PPT aventaja en intención de voto al PD, y podría conseguir hasta 250 escaños del total de 500. De confirmarse, Yingluck podría convertirse en la primera mujer en asumir la jefatura del Gobierno en Tailandia. Esa posibilidad ha hecho atractiva su candidatura entre las clases urbanas, aunque ha sabido mantener a sus seguidores entre las capas rurales.

Los demócratas, que representan al partido más antiguo de Tailandia y que no han ganado ninguna elección desde hace una década, se presentan como el único partido capaz de mantener la estabilidad y la unidad entre los tailandeses, pese a que los camisas rojas amenazan con retomar Bangkok si el PPT vuelve a ser el partido más votado, pero le arrebatan el poder con maniobras parlamentarias.

El Puea Thai sabe que Thaksin es su mejor baza para ganar las elecciones. Pero el líder se exilió a Dubai para no cumplir su condena de dos años de cárcel por corrupción. Por eso, sus seguidores han volcado todas sus esperanzas en su hermana. 'Ella no es mi candidata, es mi clon', dijo Thaksin sobre su hermana pequeña. Y aunque Yingluck manifiesta tener poder en el partido, el eslogan del partido lo pone en duda: 'Thaksin piensa, Puea Thai actúa'.

El ex primer ministro será, sin duda, una figura central de las elecciones y el odio o la devoción que le profesan los tailandeses marcará el voto de muchos. Durante la campaña se ha debatido sobre el aumento del salario mínimo y las ayudas a las clases más pobres, pero los programas políticos han estado siempre en un segundo plano. 'En esta elección no hay nada que no sea sobre Thaksin', aseguró recientemente el historiador Chris Baker.

Si ninguno de los dos grandes partidos consigue mayoría absoluta, deberán aliarse con pequeñas formaciones, una situación que favorece al PD. 'Los demócratas no necesitan sacar un resultado muy abultado porque lo tienen todo a su favor para pactar con otros. El Puea Thai, sin embargo, precisa de una mayoría muy grande si quiere gobernar', asegura Thitinan Pongsudhirak, analista político de la Universidad de Chulalongkorn.

Los militares serán la principal amenaza para un gobierno de Yingluck y los especialistas apuntan a un nuevo movimiento del Ejército si el PPT gana, aunque probablemente busquen alternativas al golpe de Estado. 'Un golpe siempre es posible, pero será la última opción. Antes intentarán otras estrategias como protestas en las calles o los tribunales', afirma el profesor Pavin.