Público
Público

Stratfor llegó a preguntarse si Anonymous realmente existía

La agencia de inteligencia ninguneó a los ciberactivistas que después entraron en sus red de comunicaciones

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Las comunicaciones de los analistas de la agencia de intelegencia Stratfor pasaron por encima en un primer momento la figura de Anonymous, el grupo de ciberactivistas que precisamente fue el que interceptó sus mensajes que acabaron en manos de Wikileaks.

Sorprende que de los miles de mensajes de correo electrónico en los que se nombra a Anonymous, apenas se habla de ellos cuando estalla la oleada de ataques del grupo de ciberactivistas en apoyo de Wikileaks en diciembre de 2010. Los analistas de Stratfor no alcanzan a nombrarlos hasta que la postura de Anonymous es evidente y, cuando lo hacen, apenas se menciona en una quincena de mensajes los ataques DDoS contra los enemigos de Wikileaks

Ya en febrero, los mensajes de los analistas de Stratfor se hacen eco del ataque de Anonymous a la firma de seguridad HBGary Federal. Su director había anunciado que publicarían un informe sobre Anonymous. El analista de Stratfor Sean Nooman llega a manifestar que ellos (los de HBGary) 'se lo han buscado', sin imaginar que varios meses después sería su propia organización la que recibiría la atención de Anonymous

Antes del verano, el responsable de Stratfor para Oriente Medio, Emre Dogru, pregunta a sus colegas analistas si 'un grupo de hacker llamado Anonymous realmente existe'. Es precisamente en junio cuando los activistas de Anonymous comienzan a ser los protagonistas de la agenda de Stratfor.

Desde la agencia hacen una verdadera cobertura de las actividades de Anonymous en su enfrentamiento con el cártel mexicano de Los Zetas. Los analistas muestran cierto recelo sobre cómo puede ser que exista una guerra entre un colectivo que actúa en la Red y otro que lo hace en las calles. Colby Martin pregunta, tras recordar que Anonymous no solo ataca páginas web, sino también roba y libera información personal, '¿qué pasaría si encontraran cuentas bancarias compartidas por funcionarios públicos y miembros del cártel?'. De este modo, recomienda vigilar de cerca a Anonymous.

Ya el 24 de octubre, en una serie de mensajes referidos a Anonymous, el analista Fred Burton, que está preparando un informe sobre Anonymous en México, pregunta: '¿Seremos capaces de defendernos de ellos si publicamos algo que no les guste?'. En otro mensaje el analista reconoce que su preocupación es que les roben los datos de las tarjetas de sus clientes. 'Si eso sucede, nos entierran'.

Un mes después, Stratfor reconocía haber sufrido una intrusión en su red de comunicación. Se dieron cuenta entonces que Anonymous sí existía.