Público
Público

El sucesor de Obama, rechazado en el Senado

El afroamericano Burris no descarta acudir a los tribunales

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Llegó. La montó. Y se marchó. Roland Burris, el candidato designado por el gobernador de Illinois, Rod Blagojevich, para ocupar el escaño de Barack Obama, no pudo asistir ayer a la sesión inaugural del 111 Congreso, ni jurar su puesto, tras ser rechazado por el Senado, como protesta por su atípico nombramiento.

Fue un caos de cámaras, declaraciones y lluvia, en un primer día bastante más movido de lo habitual. Burris ya había dicho por la mañana que se desplazaría hasta el Capitolio pese a las advertencias de sus colegas demócratas de que consideran su designación ilegal, al haber sido decidida por un gobernador investigado por corrupción.

El candidato consiguió llegar hasta la oficina del Senado donde se le indicó que no podría ocupar su escaño. 'Mis credenciales no estaban en orden, no me aceptaron', dijo Burris poco después en una breve rueda de prensa en las escaleras de la Cámara Baja, bajo los paraguas de una jornada especialmente fría y gris.

El que llegó a ser fiscal de Illinois afirmó que no buscaba 'ningún tipo de confrontación' pero que sus abogados, presentes, 'analizarían todas las opciones'. No descartó acudir a los tribunales.

El Senado no las tiene todas consigo. Muchos expertos legales afirman que, aún siendo investigado por haber querido vender el puesto de senador que está ahora en juego, Blagojevich sigue teniendo autoridad suficiente para designar al sucesor de Obama. De ser aceptado, Burris, de 71 años, sería en el único afroamericano del Senado.

Otro quebradero de cabeza para los demócratas es el escaño por Minnesota, que el ex actor cómico y ex miembro del programa de humor Saturday Night Live, Al Franken, habría finalmente ganado, tras un penoso recuento manual, por 225 votos de casi tres millones contabilizados frente al republicano Norm Coleman. Franken tampoco pudo jurar su puesto ayer porque Coleman ha dicho que piensa recurrir la decisión.