Público
Público

La sucesora de Lula se despega en la carrera a la presidencia

Dilma Rousseff saca 18 puntos a su rival José Serra y podría ganar en la primera vuelta en Brasil

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Dilma Rousseff, la candidata que el presidente brasileño Luiz Inácio Lula da Silva escogió para sucederle tras las elecciones presidenciales del próximo 3 de octubre, ganaría en primera vuelta si los comicios se celebrasen hoy. Al menos ese es el resultado que arrojan los últimos sondeos, y van a más.

La encuesta del instituto Sensus, divulgada el pasado martes, otorga a la candidata del Partido de los Trabajadores (PT) un 46% de la intención de voto, frente al 28% de su principal contrincante, el tucano (esto es, del Partido de la Socialdemocracia Brasileña, PSDB) José Serra, ex gobernador de São Paulo. Una ventaja de casi 18 puntos, frente a los diez puntos que pronosticaba a favor de Dilma el anterior sondeo de Datafolha, difundido hace apenas dos semanas.

Por su parte, las aspiraciones de la candidata del Partido Verde y ex ministra de Lula, Marina Silva, se mantienen sin cambios, con un 8,1% de los votos, si bien su posición estratégica empeora con respecto al escenario anterior, el de una disputada segunda vuelta donde su inclinación por uno u otro candidato podría resultar decisiva.

Dilma sumaría el 55,3% de los sufragios, con lo que vencería en primera vuelta

Según la encuesta de Sensus, excluyendo los votos nulos, Dilma sumaría el 55,3% de los sufragios, con lo que vencería en primera vuelta. Aunque, para algunos analistas, resultará decisiva la campaña electoral, especialmente la televisiva, que arrancó la pasada semana.

Otro dato resulta todavía más peligroso para Serra: el porcentaje de rechazo, esto es, de votantes que afirman que de ninguna manera votarán por un candidato. El rechazo a Silva también ha crecido notablemente; no así el de Dilma. El coordinador de esta encuesta de Sensus, Ricardo Guedes, afirmó que este dato es decisivo para inclinarse por un de-senlace en primera vuelta, y acotó que nunca un candidato con un rechazo por encima del 40% ha resultado electo.

Un 61,8% de los entrevistados cree que Rousseff ganará las elecciones, lo que levanta suspicacias en el PT: un exceso de confianza podría resultar contraproducente. Del otro lado, el porcentaje de electores que cree en la victoria de Serra (21,9%) es menor que el de quienes votarán por él.

Hace apenas unos meses, Serra era claro favorito para ganar los comicios con una ventaja de partida de más de 20 puntos. En aquellos momentos, Dilma era una desconocida para muchos brasileños.

Lula ha hecho un gran esfuerzo por transferir a su delfina parte de su carisma

Lula ha hecho un gran esfuerzo por transferir a su delfina una parte de ese carisma que le ha convertido, después de ocho años en el Gobierno, en el presidente más popular de la historia del país, con una aceptación que ronda el 80%. A la luz de las cifras, parece haberlo conseguido.

Así las cosas, Serra no ha visto otra estrategia posible que la de proponerse como el mejor continuador del legado lulista. El tucano abrió su espacio electoral televisivo presentando imágenes suyas junto a Lula, mientras una voz en off afirma: 'Serra y Lula, dos hombres con historia, dos hombres con experiencia'. El PT ha reclamado que se prohíban esas imágenes, por el momento sin éxito.

Por su parte, la candidata petista continúa explotando la popularidad del presidente. Dilma coquetea con la idea de que Lula se incorpore a su hipotético Gobierno, aunque evita aclarar si ocupando un cargo formal o como consejero. Mientras, el carismático ex sindicalista seguirá participando activamente en la campaña e intensificará su presencia en el Sur del país, la única región donde Serra mantiene una importante ventaja sobre la ex guerrillera.