Público
Público

Dos suicidas matan a 26 personas en el centro de Bagdad

Es el segundo atentado contra un banco importante en una semana

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Los insurgentes en Irak han vuelto a elegir como objetivo a una de las instituciones más importantes del país para golpear con fuerza. Dos suicidas se inmolaron ayer en sendos coches bomba en el exterior de un banco estatal en el centro de Bagdad, causando la muerte de 26 personas y heridas a medio centenar más, según fuentes de la policía y el Ministerio del Interior iraquí.

El Banco de Comercio de Irak es una de las instituciones financieras más activas del sector público y está al frente de los intentos de animar la inversión extranjera.

Hace una semana, suicidas y hombres armados atacaron el Banco Central de Irak en un atentado en el que murieron 18 personas. Las últimas acciones violentas han alimentado los temores de que los integristas están tratando de aprovechar el vacío de poder tras las elecciones de marzo pasado, en las que no hubo un claro ganador y que han dejado al país sin gobierno, de momento.

El portavoz de seguridad de Bagdad, Qasim al Musawi, dijo que los dos suicidas condujeron sendos vehículos con unos 80 kilos de nitrato de amonio cada uno hasta la entrada principal de la entidad. La carga explosiva estalló cuando los vehículos chocaron contra los muros de contención.

El edificio resultó gravemente dañado por las explosiones, cinco guardias de la entidad financiera perdieron la vida y otros seis resultaron heridos, según dijo en un comunicado el presidente del banco, Husein al Uzri.

Un empleado de esta institución financiera que pidió no ser nombrado dijo que los daños y la cifra de muertos habrían sido peores si los guardias no hubieran estado protegidos y las ventanas del edificio no fueran hechas a prueba de impactos.

Al menos dos de los muertos eran agentes de policía que custodiaban unas oficinas cercanas del Ministerio del Interior en las que se expiden documentos de identidad.

'Lo siento mucho por lo que está pasando en mi país', dijo Mahmud Asi, que resultó herido junto a su esposa porque las explosiones ocurrieron cerca de su casa. 'Todos los guardias del banco murieron', añadió este iraquí cuyas ropas estaban manchadas con sangre.

Ningún grupo se adjudicó ayer la autoría del ataque contra el Banco de Comercio. Responsables de seguridad iraquíes atribuyeron el ataque del 13 de junio contra el banco central a insurgentes islámicos suníes vinculados a Al Qaeda, diciendo que estaban intentando demostrar que siguen en pie de guerra, tras sufrir significativos reveses en lo que va del año, incluyendo la muerte de sus máximos líderes.