Público
Público

Suiza aprueba el acuerdo de cooperación fiscal con EEUU

La Cámara Baja del Parlamento suizo vota a favor de que se faciliten los datos bancarios de miles de clientes estadounidenses de UBS

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El Consejo Nacional (Cámara Baja del Parlamento) suizo ha aprobado este martes por mayoría el acuerdo de cooperación fiscal con EEUU por el que la Confederación Helvética deberá facilitar los datos bancarios de miles de clientes estadounidenses de UBS. Se trata de las informaciones de las cuentas bancarias de 4.450 clientes del primer banco suizo.

Por 81 votos contra 61 y 53 abstenciones, el acuerdo superó la votación parlamentaria, después de que la semana pasada los diputados lo rechazaran por considerar que afecta al secreto bancario suizo.

No obstante, la Cámara decidió también que dicho acuerdo extrajudicial sea sometido a referéndum, lo que impedirá, por el momento, que los datos bancarios de los clientes supuestamente evasores fiscales puedan ser transmitidos para la fecha del 19 de agosto fijada en el documento.

La transmisión de esta información es considerada vital y forma parte de un acuerdo extrajudicial alcanzado en agosto de 2009 para evitar a UBS un proceso penal en EEUU y que la entidad pudiera seguir funcionando en ese país.

El fisco de EEUU investigó la filial del banco por evasión de impuestos de varios clientes

El fisco de EEUU investigó a la filial local del banco y comprobó que éste permitió e incluso alentó maniobras para que sus clientes estadounidenses pudieran evadir impuestos, tras lo cual le exigió que le entregase la información de las cuentas de los clientes sospechosos.

Inicialmente, Washington solicitó datos de 52.000 cuentas, pero luego rebajó sus pretensiones hasta aceptar recibir informaciones sobre 4.450 clientes.

Tras el rechazo legislativo de la semana pasada debido a la negativa de la izquierda y de la derecha conservadora, el partido ultranacionalista UDC aceptó abstenerse, lo que ha permitido la aprobación del texto.

La izquierda, en cambio, rechazó el acuerdo al no obtener en contrapartida que se aumente la imposición de los bonos (parte variable de la remuneración) que reciben los directivos de bancos y que en el caso de los altos ejecutivos puede alcanzar varios millones de francos.

Ahora, el texto aprobado debe volver este miércoles a la Cámara Alta del parlamento, que si ya aprobó en dos ocasiones el acuerdo sin problemas, se opone, en cambio, a que sea sometido a referendo.

Según las leyes suizas, donde casi todas las decisiones se someten al voto popular, cualquier iniciativa puede llegar a esta consulta si sus impulsores logran reunir 50.000 firmas. Tras la votación en la Cámara Alta, el acuerdo deberá volver por última vez a la Cámara Baja el viernes, cuando será la última oportunidad para que se llegue a un consenso en el Parlamento.