Público
Público

Los suizos votan a favor de la posesión de armas en casa

Los suizos seguirán siendo el pueblo más armado de Europa

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Los suizos seguirán siendo el pueblo más armado de Europa. Una mayoría del 56% de los votantes en el referéndum de ayer decidió que los hombres mantendrán un arma de fuego en casa después de haber hecho el servicio militar. Una amplia coalición de partidos de izquierda y ecologistas, con el apoyo de otros grupos y la iglesia, ha fracasado así con su iniciativa de obligar a los reservistas a depositar su rifle en un almacén del Ejército para evitar que estas armas puedan ser usadas en asesinatos y suicidios.

Cada año mueren unas 300 personas por armas de fuego en el país. Suiza también tiene una de las tasas de suicidios más altas de Europa, y en muchos casos, los autores la gran mayoría son hombres se sirven del arma reglamentaria, que deben guardar en casa para estar preparados para defender la república alpina en caso de ser atacada.

'El pueblo suizo no permite que le desarmen', celebró ayer Jakob Büchler, diputado del Partido Popular Suizo (SVP, en sus siglas en alemán) el resultado del referéndum. Esta formación derechista, la más votada en la Confederación Helvética, hizo una campaña feroz en contra de la iniciativa de devolver las armas reglamentarias a los cuarteles, que también preveía introducir un registro a nivel federal de armas privadas, algo que en la actualidad corresponde a los 26 cantones, las administraciones locales del país.

El SVP, como los demás adversarios de la iniciativa, considera que la posesión de armas es un derecho inapelable y que forma parte de las tradiciones de esta república.

El resultado de la consulta popular muestra una clara división entre la población urbana y del resto del país. En las grandes ciudades como Zúrich, Basilea y Ginebra triunfó el , pero no fue suficiente para superar el rechazo masivo en los cantones rurales, que superó el 70% en algunos de ellos.

En el fracaso de la iniciativa ha pesado también la gran tradición de asociaciones de tiradores y cazadores en la patria de Wilhelm Tell.