Publicado: 11.11.2013 16:31 |Actualizado: 11.11.2013 16:31

Los supervivientes del tifón piden ayuda al mundo

El presidente filipino ha declarado el estado de emergencia y ha desplegado a cientos de soldados en la ciudad costera de Tacloban para sofocar los saqueos

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Los supervivientes del devastador tifón Haiyan, por el que han fallecido en el centro de Filipinas casi a 10.000 personas según fuentes oficiales, han pedido ayuda a la vez que se han visto obligados a saquear en busca de comida, agua y medicinas. El presidente, Benigno Aquino, ha declarado el estado de emergencia nacional y ha desplegado a cientos de soldados en la ciudad costera de Tacloban para sofocar dichos saqueos.

La enorme magnitud de destrucción provocada por la tormenta del pasado viernes, que destruyó carreteras, aeropuertos y puentes,  se esclarece cuantos más informes de personas desaparecidas emergen y más imágenes de escenas apocalípticas aparecen. Entre ellas, las instantáneas de una ciudad que no ha sido alcanzada por los equipos de rescate.  

La cifra de muertos podría aumentar una  vez que éstos lleguen a las aldeas costeras aún aisladas e incluso EEUU ha enviado marines y marineros para ayudar. El tifón Haiyan es una de las tormentas más fuertes que se han registrado y ha arrasado Basey, una ciudad costera en la provincia de Samar a unos 10 kilómetros a lo largo de la bahía de Tacloban. 

"Cerca de 2.000 personas están desaparecidas en Basey", ha dicho el gobernador de la provincia de Samar . "La situación es mala , la devastación ha sido significativa. En algunos casos la destrucción ha sido total", ha explicado el ministro Rene Almendras.

Las Naciones Unidas han informado a los funcionarios en Tacloban, lugar que se llevó la peor parte de la tormenta el pasado viernes, que existe una fosa común con unos 300-500 cuerpos. Además, 600.000 personas han sido desplazadas por el tifón en todo el país y algunos de ellos no tienen acceso a alimentos, agua y medicinas, según la ONU. 

Tacloban -devastada por las crecientes olas y vientos de hasta 235 mph (378 kph)- a 580 kilómetros al sureste de Manila, cuenta con una totalidad de suministros y evacuación de únicamente 3 aviones militares para el transporte que vuelan desde la cercana ciudad de Cebu.

Decenas de residentes han clamado por ayuda en las puertas del aeropuerto. En una retransmisión a nivel nacional, Aquino ha expresado que el gobierno estaba centrando los esfuerzos de ayuda y asistencia en Samar y Leyte provincias que actuaron como "embudos de oleadas de la tormenta".  

La declaración del estado nacional de emergencia han acelerado el rescate, ayuda y rehabilitación de las zonas afectadas.  También se ha permitido al Gobierno que utilice los fondos del estado para el socorro y la rehabilitación y el control de precios. Aquino ha manifestado que el Ejecutivo ha destinado 18,7 mil millones de pesos ( 432.970.000 dólares para la rehabilitación.

La oficina meteorológica ha informado que se espera aún peor tiempo que traerá lluvias a la zona central y al sur de Filipinas el próximo martes. 

Tres días después de que el tifón tocara tierra,  los residentes de Tacloban vieron como eran terriblemente arrastrados por un muro de agua, revelando una ciudad que irremediablemente no había sido preparada para una tormenta como Haiyan con una energía sin precedentes. 

La mayor parte de las muertes y los daños fueron causados por las olas que inundaron ciudades, arrojaron los barcos a la costa y arrasaron aldeas en escenas que recuerdan al tsunami ocurrido en el océano Índico en 2004.

Jean Mae Amande, 22 años, ha  explicado que fue arrastrada por la oleada a lo largo de varios kilómetros desde su casa. La corriente le arrastró al mar antes de empujarla hacia la orilla donde fue capaz de agarrarse a un árbol y aferrarse a una cuerda que fue lanzada desde un barco. Un anciano que nadaba junto a ella murió al golpearse con un techo metálico. "Fue un milagro que el barco estuviera allí", ha declarado Amande.

Haiyan, uno de los tifones más fuertes jamás registrados, ha destruido cerca de 70 a 80 por ciento de las estructuras a su paso, según la estimación oficial. El daño en el coco y el cultivo del arroz en la región se espera que asciendan a más de 3 mil millones de pesos ( 69.000.000 dólares ), ha informado Citi investigación en un informe, con "enormes pérdidas" para la propiedad privada.

Los cuerpos en las calles de Tacloban se descomponen bajo el sol. La gente camina cubriéndose la nariz con trapos o ropa vieja para enmascarar el hedor. Las agencias de ayuda internacionales han explicado que los recursos de ayuda en Filipinas son escasos después de un terremoto de magnitud 7,2 ocurrido en la provincia central de Bohol el mes pasado y el desplazamiento causado por el conflicto con los rebeldes musulmanes en el sur de la provincia de Zamboanga.

Veintiún países se comprometieron a enviar ayuda , incluyendo Indonesia, Estados Unidos, Gran Bretaña , Japón, Singapur, Nueva Zelanda y Hungría , ha explicado Aquino.

La Conferencia Episcopal Italiana se ha comprometido en enviar 3 millones de euros de ayuda de emergencias, agregando además 150.000 dólares dados por el Papa Francisco y 100.000 euros por la organización católica Cáritas.

La administración de Tacloban entró en caos cuando los trabajadores de la ciudad y el hospital se centraron en salvar a sus propias familias y en asegurarse sus alimentos. Las operaciones fueron obstaculizadas, además, por las carreteras, aeropuertos y puentes destrozados o cubiertos por escombros.

Awelina Hadloc, 28 años , propietaria de un supermercado, se ha alimentado a base de fideos instantáneos del almacén que estaba casi vacío debido al saqueo. Ella ha explicado, además, que su tienda había sido arrastrada por una ola de 3 metros.

"Es muy difícil. Es como si estuviéramos empezando de nuevo", ha expresado Hadloc. "No hay más suministros ni en el almacén ni en los centros comerciales".

Aquino , frente a uno de los mayores retos de su mandato en tres años, ha desplegado 800 soldados y policías para restablecer el orden en Tacloban después de que los saqueadores arrasaran varias tiendas.Aquino, quien antes de la tormenta expresó que el Gobierno tendría cero bajas, ha mostrado su exasperación por los informes contradictorios sobre las muertes y los daños.

La cifra oficial de fallecidos subirá probablemente una vez que el rescate llegue a zonas remotas de la costa, como Guiuan, una ciudad en la provincia oriental de Samar con una población de 40.000 personas que fue destruida en gran parte.

"La única razón por la que no tenemos informes de víctimas hasta ahora es que los sistemas de comunicación ... están caídos",ha expresado el coronel Juan Sánchez en una publicación de en la página de Facebook de las Fuerzas Armadas.

Alrededor de 400 personas murieron en la provincia de Samar, de acuerdo con el gobernador provincial, Shari Ann Tan. Baco, una ciudad de 35.000 habitantes en la provincia de Mindoro Oriental, está en un 80 por ciento bajo el agua, ha expresado la ONU . Los grupos de ayuda de Estados Unidos también han lanzado una campaña de ayuda multimillonaria.

 

Médicos Sin Fronteras - Teléfono: 902 250 902 

Cuentas:

CAixa Bank 2100-3063-99-2200110010

BBVA 0182-6035-49-0000748708

Santander 0049-1806-95-2811869099 

Acción contra el Hambre - Teléfono: 900 100 822

Cuentas: 

Santander 0049-0001-52-2410030007

Bankia 2038-1052-44-6000741510

La Caixa 2100-2999-93-0200030018

Cruz Roja - Teléfono: 900 903 129 

E-mail: donativos@cruzroja.es

Mensaje de texto (SMS): AYUDA al 28092

Intermón OXFAM -  Teléfono:  902 330 331

Cuentas:

La Caixa 2100-0765-81-0200128803

Caja Madrid 2038-8978-10-6000172112

Catalunya Caixa 2013-0500-12-0213849895

BBVA 0182-6035-48-0201504358

Santander  0049-1806-90-2211867584

Banc Sabadell 0081-7011-10-0002179221

Cáritas - Teléfono: 902 33 99 99