Público
Público

El Supremo venezolano dictamina que no es necesario que Chávez jure de nuevo el cargo de presidente

El tribunal considera que "no existe ninguna interrupción en el ejercicio del cargo" al tratarse de un gobernante reelegido  

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El Tribunal Supremo de Justicia venezolano ha anunciado que la Sala Constitucional del mismo considera que 'no es necesaria' una nueva toma de posesión del presidente, Hugo Chávez, dado que 'no existe interrupción en el ejercicio del cargo' ya que se trata de un gobernante 'reelegido'. 

Según ha precisado la presidenta de la máxima corte del país, Luisa Estrella Morales, la toma de posesión podrá celebrarse en 'oportunidad posterior al 10 de enero de 2013 ante el TSJ' en una fecha que se fijará una vez no existan los motivos que han impedido al mandatario estar presente mañana en Caracas para asumir su nuevo mandato.

Asimismo, el Supremo de Venezuela ha dictaminado que el actual Gobierno podrá continuar en el ejercicio de sus funciones más allá de este jueves hasta que Chávez pueda formalizar su investidura. 'El Poder Ejecutivo constituido por el presidente, vicepresidente, los ministros y demás órganos y funcionarios de la Administración seguirá ejerciendo cabalmente sus funciones con fundamento en el principio de la continuidad administrativa', indicó Morales en una declaración pública.

El Tribunal finalmente ha avalado la tesis del Ejecutivo de que la toma de posesión es un 'formalismo' que puede cumplirse una vez que el jefe de Estado regrese de La Habana, donde se recupera de la última operación a la que fue sometido. Morales puntualizó posteriormente que el acto de jurar el cargo, la investidura para este mandato 2013-2019, 'es necesario', pero hay una diferencia entre ese acto y el nuevo periodo constitucional, 'que son dos temas diferentes'. Señaló que la 'juramentación puede ser efectuada en una oportunidad posterior al 10 de enero del 2013 ante el TSJ, de no poder realizarse dicho día ante la Asamblea Nacional'.

Anteriormente, el Parlamento del país había concedido al mandatario 'todo el tiempo que necesite' para recuperarse de la última operación a la que se había sometido en La Habana antes de regresar a Venezuela. Poco antes de la sesión parlamentaria, el líder de la oposición, Henrique Capriles, había señalado que la Constitución es 'clara' al establecer que en caso de ausencia del presidente el día 10 de enero debe asumir el titular de la Asamblea Nacional. Asimismo, emplazó al Supremo a que fije posición 'ante las interpretaciones que el Gobierno quiera darle a la Carta Magna' para iniciar así un periodo de transición. 

Pero para el Supremo, la salida de Chávez no constituye ni siquiera una 'ausencia temporal', sino un permiso de viaje que por el momento no tiene fecha de vencimiento. Morales señaló que en este momento no existe 'ni falta temporal ni falta absoluta: se trata simplemente de un permiso del presidente que ha pospuesto la oportunidad del juramento'.

El mandatario, de 58 años, ganó la reelección en octubre por amplia ventaja, pero el 8 de diciembre anunció que debía someterse a una operación urgente debido a una nueva reincidencia de un tumor en la zona pélvica. Morales consideró que todavía no se dan las circunstancias para formar una junta médica independiente que valore la condición del jefe del Estado para gobernar ya que el Gobierno ha ido informando sobre la salud del presidente en sucesivos comunicados, algo que exige el propio Chávez.

DISPLAY CONNECTORS, SL.