Público
Público

El sur de Italia se rebela contra Berlusconi

Diputados críticos del Pueblo de la Libertad planean una escisión del partido

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Dos mujeres del sur de Italia, la napolitana Noemi Letizia y la prostituta de Bari Patrizia dAddario han puesto en jaque la imagen de Silvio Berlusconi ante los católicos de su país y ante el mundo entero, pero de las castigadas tierras meridionales puede venir un peligro aún mayor para el primer ministro. Ahora son diputados de su propio partido, el Pueblo de la Libertad (PdL) los que le han declarado la guerra y amenazan con una escisión si el Gobierno no da respuesta a las acuciantes necesidades de las tierras del más pobres del país.

El diputado que ha liderado el motín es el siciliano Gianfranco Micciché, hoy con un cargo de subsecretario del Gobierno, quién amenaza con crear el Partido del Sur, una formación conservadora. Una posibilidad preocupante para el poder del PdL en estas tierras, conocidas como Mezzogiorno, y que aún así es sólo la muesca que ha encendido las brasas. Berlusconi creía que bastaría con crear expresamente para Micciché un Ministerio del Sur, pero lo que parecía un pequeño fuego se está convirtiendo en un auténtico incendio de verano que puede hacer mucho daño.

La alianza con la Liga Norte ha enfurecido a varios diputados sureños

Más allá de la posible creación del Partido del Sur, otro frente viene atizado por el eterno rival de Il Cavaliere, el presidente de la Cámara de Diputados Gianfranco Fini, que ha aprovechado para pescar en aguas revueltas.

Diputados afines a él crearán un grupo autónomo dentro del partido, el PdL Sicilia. Ya ha habido reuniones entre algunos de sus miembros, pero hay más. El líder del partido siciliano Movimiento por las Autonomías (MPA), Raffaele Lombardo, está en un duro tira y afloja con Berlusconi. El MPA es el partido de Gobierno en Sicilia, en coalición con el PdL, y a punto estuvo hace unas semanas de tirar por la borda su colaboración. Berlusconi y Lombardo hicieron finalmente las paces, pero ante el lío que se está montando, Lombardo no quiere que ningún político conservador se le adelante y ha vuelto a levantar la voz.

La izquierda critica que Berlusconi sólo se preocupa por las zonas más ricas

Por si no fuera suficiente, también la oposición nacional de izquierdas aprovecha el embrollo en la derecha para denunciar que el milanés Berlusconi sólo se preocupa por la zona más rica del país. Pone como ejemplo que el primer ministro ha hecho importantes concesiones a su socio de Gobierno, la Liga Norte, partido que sólo se ocupa de los intereses de las regiones septentrionales de Italia.

Lo que más ampollas ha levantado a nivel mediático es la ley contra los inmigrantes sin papeles, pero hay otra norma que sin tanto ruido ha creado mucho malestar en el Sur: la del federalismo fiscal. Se aprobó el 30 de abril y en los próximos dos años debe ir dotándose de contenido. Según esta norma, las regiones menos eficientes la mayoría en el Mezzogiorno deberán recibir menos dinero del Estado.

La ley nace, en parte, de la distancia afectiva entre los dos extremos del país y de la que se habla cada día más: los habitantes del norte están hartos de viajar al sur y ver que ni las inversiones del Estado ni las de la Unión Europea parecen funcionar. Las autopistas y trenes dejan mucho que desear y se han creado numerosos sinsentidos, como hospitales nuevos que nunca han empezado a funcionar de verdad.

El federalismo fiscal quitará recursos a las regiones del Mezzogiorno

Es un secreto a voces que una parte importante del problema son las organizaciones mafiosas: la Cosa Nostra en Sicilia, la NDranghetta en Calabria y la Camorra en Campania. Sin embargo, como han señalado repetidamente varios expertos en criminalidad organizada, también la clase política que se ha dejado comprar por ella ha perpetuado su poder.

Más allá de esta lacra, los partidos opositores y los sureños dentro del PdL echan la culpa al Gobierno. Denuncian, por ejemplo, que las medidas contra la crisis económica que ha impulsado el ministro Giulio Tremonti beneficiarán en un 80% a las empresas del norte.

La distancia económica y social entre el sur y el norte ha vuelto al primer plano de la política al conocerse cifras alarmantes. Un informe ha revelado que en la última década, el Mezzogiorno ha perdido a 700.000 habitantes, muchos de ellas con un nivel de estudios medio-alto.

Pero, además, a partir de ahora muchos jóvenes ni siquiera tendrán ocasión de ir a la universidad, porque el Gobierno quitará una suma significativa de dinero a las facultades que considera menos eficaces de nuevo, en el sur para dárselo a las más brillantes, concentradas en el Norte. Sólo la Universidad de Palermo (Sicilia) cifra la pérdida en 7 millones de euros.

Por si fuera poco, el Gobierno ha tenido que intervenir las cuentas sanitarias de las regiones de Calabria y Molise porque estaban en números rojos, y pronto podrían seguirle otras. A estas regiones les espera una cura de caballo: más impuestos y menos atención sanitaria. El nuevo desafío para Berlusconi es de mucho calibre.