Publicado: 08.11.2016 13:14 |Actualizado: 08.11.2016 14:29

Susan Sarandon explica su rechazo a Clinton: "No voto con mi vagina"

La actriz, una de las grandes defensoras del senador Bernie Sanders, considera que el "miedo" a un Gobierno de Trump no justifica el apoyo a la ex secretaria de Estado.

Publicidad
Media: 3.80
Votos: 20
Comentarios:
La aztriz Susan Sarandon, durante un acto en Los Ángeles, California. - REUTERS

La aztriz Susan Sarandon, durante un acto en Los Ángeles, California. - REUTERS

MADRID.- "No voto con mi vagina". Así de contundente se ha expresado la actriz Susan Sarandon para explicar por qué no apoya a la candidatura de Hillary Clinton. La intérprete, preguntada durante una entrevista en el programa de la BBC Newsnight sobre la importancia de que una mujer sea elegida por primera vez presidenta de Estados Unidos, respondió que lo importante no es tener una mujer como mandataria, sino tener a la mujer correcta. 

"La razón por la que estamos en esta situación es porque hemos votado al menos malo durante mucho tiempo. Es importante que los candidatos independientes tengan el 5% de los votos. Y Clinton probablemente ganará: tiene el apoyo de los 'neo-con', el de toda la prensa, todo el mundo está con ella", declaró Sarandon.



Al día siguiente a la entrevista, la actriz defendió en una carta abierta que el "miedo" a un Gobierno de Donald Trump no es suficiente motivo para optar por la ex secretaria de estado dado su "historial de corrupción". En la BBC, la intérprete negó que votar a un candidato independiente, como Jill Stein, candidata del Partido Verde, Gary Johnson, del Partido Libertario, o incluso no acudir a las urnas, favorezca a Trump. "Todo lo que me preocupan son las guerras, como la de Siria, el TTIP, el fracking, el medio ambiente... No importa quien gane, ninguno de los dos habla sobre ello porque el dinero domina nuestro sistema, así que no me importa", incidió.

Sarandon ha mostrado su apoyo a Stein. Durante las primarias por la candidatura presidencial demócrata, fue una de las mayores defensoras de Bernie Sanders, un senador casi desconocido a nivel nacional que se autodefine como "socialista" y que plantó cara hasta el final a Clinton y su potente maquinaria con su "revolución política". En las elecciones del próximo martes se verá si los seguidores de Sanders, de perfil joven y progresista, dan un voto de confianza a la ex secretaria de Estado o se decantan por las otras alternativas de una contienda que ha sido todo menos predecible.