Publicado: 08.01.2014 13:40 |Actualizado: 08.01.2014 13:40

Syriza boicotea la presidencia de turno griega en la UE

Alexis Tsipras confirma que no asistirán esta tarde a la ceremonia de toma de posesión. Samarás ha prohibido las manifestaciones en Atenas y ha desplegado 2.000 agentes, francotiradores y helicópteros

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Syriza sigue plantando cara a la Unión Europea y a las políticas de austeridad que está aplicando el primer ministro de Grecia, Antonis Samarás, y no acudirá esta tarde a la toma de posesión de la presidencia de turno de la Unión Europea, que durante los próximos seis meses le corresponde a las autoridades griegas. "El ridículo del Gobierno no tiene barreras", dijo la coalición de izquierdas en un comunicado en el que aseguraba que el Ejecutivo se estará dando "un tiro en el pie" si no aprovecha la oportunidad para que se revisen las medidas que están ahogando a la población del país tras los dos rescates. 

Alexis Tsipras, candidato de la Izquierda Europea a la Comisión Europea, no participará en la ceremonia según confirmaron fuentes de la organización a los medios griegos. "La ausencia de Alexis Tsipras no es resultado de una postura contra las instituciones europeas. Queremos dejar claro nuestro desacuerdo con las prioridades de la presidencia griega", explicó a Efe el portavoz de Syriza, Panos Skurletis. Syriza ─ que encabeza las encuestas de intención de voto─ considera que la presidencia de turno de Grecia debería tener como objetivo "cambios en la estrategia europea, a la luz del fracaso de la política de los memorandos en varios países europeos". En cambio, Skurletis consideró que el Gobierno dirigido por Samarás ha optado por una política continuista con esta estrategia de austeridad europea.

Además, con su ausencia, Tsipras quiere protestar contra el aplazamiento de la visita a Grecia de la delegación del Parlamento Europeo (PE) que investiga el trabajo de la Troika en los países rescatados. Su visita estaba prevista para hoy, en coincidencia con la inauguración de la presidencia, pero ha sido pospuesta a mañana, en opinión de Syriza, tras llegar a un acuerdo Samarás y el presidente del PE, Martin Schultz.

Al evento estaban invitados todos los grupos parlamentarios a excepción del neonazi Amanecer Dorado y tendrá lugar en un estado casi de excepción, ya que el Gobierno ha prohibido el derecho a manifestación durante el día de hoy y ha blindado Atenas con francotiradores y helicópteros para evitar que haya protestas. En total serán 2.000 agentes los desplegados, algo que para el ministro de Exteriores, Evangelos Venizelos, es completamente normal. "Los ciudadanos pueden expresar sus puntos de vista de forma dinámica, pero también tenemos la obligación de proteger", dijo en una rueda de prensa con corresponsales. Venizelos justificó esas fuertes medidas de seguridad por la presencia de varios jefes de Gobierno extranjeros.

La noticia llega también después de que desde Nueva Democracia ─ la formación de Samarás ─ se acusara a la coalición de izquierdas de tener lazos con el grupo armado 17 de Noviembre. Uno de sus miembros, Jristodoulos Xerós, se fugó de la cárcel el pasado lunes al no presentarse ante la Policía tras un permiso penitenciario. "La postura y relaciones de Syriza con el terrorismo son bien conocidas. Después de todo, muchos de sus cuadros electos han sido testigos o abogados defensores de los asesinos de 17 de Noviembre [...] Quizá por esto Syriza no ha dicho una sola palabra sobre la fuga del asesinato Xerós", dijo ND en un comunicado.

A este respecto, el portavoz del Gobierno, Simos Kedikoglu, pidió una revisión "radical" del régimen penitenciario y anunció la apertura de "una intensa investigación para aclarar cómo fue posible que uno de los principales terroristas de la organización 17 de Noviembre pudiera obtener permisos para salir de la cárcel, pese a haber sido condenado por crímenes capitales".

Xirós cumplía seis cadenas perpetuas, más 25 años de cárcel, por su participación en 33 actos terroristas, entre ellos 6 homicidios. Desapareció el pasado lunes durante un permiso penitenciario de nueve días, que le había sido concedido el día 1 de enero, y después de presentarse cinco días seguidos ante la comisaría, tal y como lo exige el régimen de permisos. Kedikoglu se mostró además "asombrado" por el hecho de que el terrorista había conseguido siete licencias en un año y medio, extremo desconocido entre la opinión pública hasta el día de ayer. "No conozco a muchos prisioneros que hayan obtenido tantas", dijo Kedikoglu.