Público
Público

Tailandia e Indonesia recuerdan la tragedia del tsunami cinco años después

Cerca de 175.000 personas murieron en estos dos países a causa de un tsunami

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Tailandia e Indonesia recordaron a las cerca de 175.000 personas que murieron en estos dos países a causa del tsunami que pulverizó áreas costeras en las que hoy, cinco años después, los vestigios de la catástrofe son atracción turística.

Varios miles de tailandeses y extranjeros asistieron al ritual budista celebrado en la localidad de Takua Pha para homenajear a las 5.398 víctimas de aquel desastre que afectó a pequeños pueblos y a populares destinos turísticos del suroeste de Tailandia, entre ellos Phuket, Kao Lak y las islas Phi Phi.

Al amanecer, la gente hacia cola a lo largo de la principal calle Takua Pha para poder entregar sus ofrendas al millar de monjes que oficiaron la ceremonia en el mismo monasterio en el que expertos y especialistas, incluidos de la Policía española, trabajaron durante varios meses en la identificación de cadáveres, soportando el calor y el hedor que llegaba hasta mucho más allá del casco de la ciudad.

A unos pocos kilómetros, en Ban Nam Khem (Agua Salada), un pueblo de pescadores que perdió a más de la mitad de sus 5.000 habitantes, se llevó a cabo otro solemne acto en un marco totalmente diferente al que dejó la gigantesca ola cinco años atrás.

Este pueblo, otrora formado por cientos de cabañas de madera, es hoy lugar de parada y fonda del reguero de turistas que recorren las pavimentadas calles flanqueadas por nuevas casas de piedra, de las que alguna cuelga un letrero que dice 'se alquila', y paran ante las tiendas de recuerdos antes de visitar el muro con forma de ola que han levantado frente al mar, y que llaman monumento al 'tsunami'.

Más allá y siguiendo el recorrido marcado por señales de color azul que indican 'Zona de peligro de tsunami', en el lujoso complejo de una cadena hotelera internacional del que extrajeron más de 300 cadáveres de huéspedes y empleados, nuevas hornadas de turistas toman el sol sobre la arena de la playa.