Público
Público

Los talibanes hostigan a los líderes tribales favorables a Islamabad

Un nuevo atentado en Pakistán dejó 12 muertos y 30 heridos

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Un terrorista suicida mató el jueves a 12 personas e hirió a 30 en una asamblea tribal en una región paquistaní fronteriza con Afganistán. Con el atentado, los talibanes intentan amedrentar a los jefes tribales e impedir que organicen milicias propias, respaldadas por el Ejército, para combatir a los yihadistas. Es el segundo ataque en menos de un mes contra una jirga (asamblea tribal) que aprobaba colaborar con Islamabad.

El ataque se produjo a veinte kilómetros de Khar, la capital de Bajaur, en una asamblea en la que 200 hombres de la tribu salarzai diseñaban un plan para expulsar a los talibanes de su territorio. 'El terrorista caminó hacia la jirga y detonó los explosivos que llevaba enganchados a su cuerpo', dijo un funcionario local.

'No sabemos cómo ni cuándo llegó', explicó Kamal Khan, uno de los líderes que sobrevivieron al ataque. 'Sólo escuchamos una explosión y entonces todo el mundo empezó a correr de un lado para el otro', agregó.

'Este ataque no nos detendrá continuó Kamal, sólo nos hace estar más decididos a expulsar a estos herejes'. Hasta la fecha los salarzai han reclutado a 10.000 hombres para luchar contra los talibanes. Varios líderes tribales del distrito de Orakzai, donde se produjo un atentado similar a principios de octubre, respondieron con la misma determinación que mantendrían las milicias que están formando contra los yihadistas.

El distrito de Bajaur está considerado uno de los refugios de los talibanes afganos que han huido del país. El Ejército paquistaní ha estado combatiendo a los insurgentes allí desde agosto y asegura haber matado a más de 1.500 insurgentes. Otros 950, en su mayoría extranjeros, han sido capturados.

Islamabad intenta ganar el apoyo de la población local a través de los líderes tribales. Pero aquellos que se han unido a la lucha gubernamental contra los extremistas son aún una minoría y están poco organizados, señala el analista militar estadounidense Bill Rogio en el blog The Long WarJournal. 'Las tribus principales aún apoyan a los talibanes', subraya.

Uno de los principales obstáculos para que las operaciones militares del Ejército obtengan el beneplácito de los residentes de las áreas tribales paquistaníes es la intervención estadounidense. La Administración Bush ha entregado miles de millones de dólares a Islamabad para la lucha antiterrorista y ha bombardeado desde el aire objetivos talibanes en Pakistán, provocando a menudo numerosas muertes de civiles.

Además, los combates han obligado a miles de familias a abandonar Bajaur y desplazarse a otras regiones más pacíficas e incluso a cruzar la frontera para instalarse temporalmente en campos de refugiados en Afganistán, según ACNUR.