Diario Público
Diario Público

El terrorista que mató a 39
personas en una discoteca de Estambul permanece huido

La policía turca ha detenido a 12 personas por su supuesta implicación en el atentado.

Publicidad
Media: 2
Votos: 1
Comentarios:
Familiares y amigos de una de las víctimas del terrorista del club 'Reina' en el funeral. /REUTERS

Familiares y amigos de una de las víctimas del terrorista del club 'Reina' en el funeral. /REUTERS

ESTAMBUL (TURQUÍA).- Turquía permanece todavía conmocionada por la masacre perpetrada por un terrorista en la Nochevieja de Estambul. La policía turca ha desplegado un amplio dispositivo en busca del autor del ataque de anoche contra un selecto club nocturno de Estambul, en el que murieron al menos 39 personas y otras 69 resultaron heridas. 

Hasta el momento, sigue desaparecido 20 horas después del atentado, aunque las autoridades han detenido ya a 12 personas por su supuesta implicación en el atentado.

Según el diario Hürriyet, los sospechosos fueron detenidos por la unidad antiterrorista de la policía, en una operación que aún continúa.

Los servicios de inteligencia turcos ven considerables similitudes entre el ataque en la discoteca Reina y el atentado en el aeropuerto de Atatürk atribuido al EI, en el que murieron 45 personas el pasado 28 de junio.

La policía centra la investigación en células del Estado Islámico procedentes de Uzbekistán y Kirquizistán, aunque también en las ramas del EI de nacionalidad turca. 

La policía turca realiza un control de seguridad cerca de la discoteca Reina. REUTERS / Yagiz Karahan

La policía turca realiza un control de seguridad cerca de la discoteca Reina. REUTERS / Yagiz Karahan


El primer ministro turco, Binali Yildirim, afirmó que el atacante —que según el diario HaberTürk, descargó 180 balas— dejó su arma en la exclusiva discoteca "Reina", situada en la orilla europa del Bósforo, donde irrumpió hacia la 01.30 hora local (22.30 GMT) y disparó indiscriminadamente contra el medio millar de personas que festejaban la llegada del Año Nuevo en uno de las discotecas más elitistas de la ciudad, en la orilla europea del Bósforo.

"Es un terrorista como ya los conocemos. Disparó al policía de la puerta, entró y ametralló y mató a personas inocentes. Entonces dejó el arma y abandonó el lugar aprovechando el caos", dijo Yildirim. Sin embargo el jefe del Gobierno no especificó el tipo del arma usado, que según algunos testigos era un fusil tipo "kalanishkov", mientras que otros hablan simplemente de un "arma automática".

"He oído que el terrorista iba vestido de Papá Noel. No es cierto", dijo Yildirim, con lo que desmintió ciertas informaciones basadas en testimonios de que el hombre se había disfrazado. El primer ministro aseguró que la policía cuenta con algunos indicios sobre su posible identidad, sin dar más detalles.

Según el diario Hürriyet, el atacante huyó del local en medio del caos generado por los disparos y se hizo pasar por un civil asustado.

Identidades de las víctimas

El rotativo afirmó que, de las 39 víctimas mortales -25 hombres y 14 mujeres-, 11 son de ciudadanos turcos, 24 de otros países, mientras que quedan 4 cuerpos sin identificar. Las autoridades han identificado a siete de nacionalidad saudí, cuatro de Irak, tres de Jordania, dos de la India, dos de Túnez, dos del Líbano, una de Canadá, una de Siria, una de Israel y una de Bélgica. No hay ningún español entre las víctimas.

Las autoridades turcas impusieron tras el ataque un bloqueo informativo, una medida habitual después de grandes atentados en el país eurasiático.

Un grupo de personas colocan flores a las puertas del club 'Reina' de Estambul. /EFE

Un grupo de personas colocan flores a las puertas del club 'Reina' de Estambul. /EFE

El club Reina es un conocido lugar de ocio de la alta sociedad de Estambul y frecuentado por celebridades, futbolistas y empresarios. Un camarero del local indicó al diario Hürriyet que en el local había unas 500 o 600 personas festejando la llegada del 2017.

Según relatan testigos al mismo diario, numerosos clientes de la discoteca se lanzaron al mar, y la Guardia Costera realizó una operación de rescate para salvarlos.

El dueño del club, Mehmet Koçarslan, aseguró al diario Hürriyet que los servicios secretos estadounidenses ya habían avisado de posibles ataques una semana antes y que se habían tomado medidas adicionales de seguridad a orillas del Bósforo. La Policía había desplegado a unos 25.000 agentes anoche en Estambul para prevenir atentados, después de que el país se viera golpeado por una oleada de ataques en los últimos años.

El Daesh se atribuye el atentado

Por su parte, el presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, aseguró que atentados como el de anoche solo buscan desestabilizar a Turquía, y lo relacionó con la conflictiva situación de la región. Lo cierto es que el país ha sido golpeado por el terrorismo hasta en una veintena de ocasiones en el último año.

"Estos ataques perpetrados por diferentes organizaciones terroristas contra nuestros ciudadanos no son independientes de otros incidentes que suceden en la región", aseguró Erdogan. "Turquía está determinada a hacer lo que sea necesario en la región para mantener la seguridad y paz de los ciudadanos turcos", dijo Erdogan en aparente referencia a la lucha del ejército turco contra el Daesh en Siria.

Precisamente, el Daesh se ha atribuido el atentado y ha afirmado, en un comunicado, se trata de una represalia contra Turquía por su participación en el conflicto sirio. Además, la organización terrorista ha amenazado a Erdogan con nuevos ataques: "Que el Gobierno apóstata de Turquía sepa que la sangre de los musulmanes que se está derramando por los bombardeos de sus aviones va a convertirse en fuego en su propia casa", escribieron en un comunicado.