Publicado: 26.07.2016 11:01 |Actualizado: 26.07.2016 17:57

Dos terroristas asaltan una iglesia de Normandía y degüellan a un cura

Los atacantes, que reivindicaron pertenecer al Estado Islámico, fueron abatidos por la policía. Otro de los rehenes, un feligrés, está "entre la vida y la muerte".

Publicidad
Media: 2.93
Votos: 15
Comentarios:
Miembros de las fuerzas especiales francesas de la Brigada de Intervención y Búsqueda (BRI) tras la toma de rehenes en la iglesia de Saint-Etienne-du-Rouvray. REUTERS/Pascal Rossignol

Miembros de las fuerzas especiales francesas de la Brigada de Intervención y Búsqueda (BRI) tras la toma de rehenes en la iglesia de Saint-Etienne-du-Rouvray. REUTERS/Pascal Rossignol

FRANCIA.- El secuestro en una iglesia en Francia se ha saldado con la muerte de un sacerdote degollado a manos de los dos asaltantes y con la muerte de estos dos últimos, a los que la policía ha abatido cuando salían de la iglesia.

Según la agencia Amaq, vinculada a los terroristas, los autores de la toma de rehenes eran "soldados del (grupo yihadista) Estado Islámico". La agencia ha señalado que ambos secuestradores llevaron a cabo esta operación "en respuesta a los llamamientos a atacar a los países de la coalición cruzada", en alusión a la alianza internacional que ataca posiciones yihadistas en Irak y Siria

El presidente francés, François Hollande, quien se ha desplazado hasta el lugar de los hechos, ha asegurado que Francia debe "hacer la guerra contra el Estado Islámico por todos los medios posibles". El fiscal antiterrorista ya se está encargando de la investigación.

La víctima es el padre Jacques Hamel, de 84 años y párroco durante más de 20 años, según fuentes del ministerio del Interior. La policía está intentando identificar a los dos asaltantes, que según fuentes, utilizaron una espada para atacar a los rehenes. 

​Según un portavoz del ministerio del Interior francés, otros tres rehenes están heridos, uno de ellos, un feligrés, se halla "entre la vida y la muerte". 



Los dos hombres han tomado a las cinco personas como rehenes durante más de 40 minutos en una iglesia de la región de Normandía. Ambos han irrumpido en una misa presidida por el sacerdote a la que acudían dos feligreses y dos monjas, otra monja habría conseguido escapar, dando la voz de la alarma. 

La religiosa que consiguió huir de la iglesia para avisar de la toma de rehenes relata que los dos terroristas hicieron arrodillarse al sacerdote antes de degollarlo y grabaron su crimen en vídeo.

La hermana Danielle explica en un testimonio a la emisora de radio 'RMC', que los asesinos ordenaron agruparse a los cinco presentes y que no se detuvieron pese a que todos les imploraban que no siguieran adelante. Los hombres forzaron al sacerdote a arrodillarse, y cuando este intentó defenderse "allí comenzó el drama", relata la monja.

"Se grabaron en vídeo. Hicieron una especie de sermón en torno al altar en árabe. Fue horroroso", dice Danielle, quien agrega que ella consiguió huir en el momento en que los hombres atacaron al sacerdote, tras lo cual pudo dar la alerta a una persona que circulaba en coche.

En declaraciones al medio BFMTV, el portavoz del Ministerio del Interior, Pierre-Henry Brandet, ha indicado que se está procediendo ahora registrar la iglesia en busca de posibles artefactos explosivos.

Brandet ha evitado pronunciarse sobre las "motivaciones y el perfil" de los autores por el momento, reconociendo que se trata de una "acción violenta deliberada y seguramente preparada" y ha defendido que "la prioridad era la neutralización" de los secuestradores, algo que se ha cumplido.

De acuerdo con una fuente policial, las cinco personas retenidas por los asaltantes en la iglesia de la localidad de Saint-Etienne-du-Rouvray eran un cura, dos monjas y dos feligreses de la iglesia. 

El presidente francés, François Hollande y el ministro del Interior, Bernard Cazeneuve, se han desplazado al lugar de los hechos, una iglesia en la localidad de Saint-Etienne-du-Rouvray. De acuerdo con 'France Info', la Brigada de Intervención y Búsqueda (BRI) de Rouen también se ha desplazado al lugar.

Uno de los dos terroristas estaba fichado por la policía y llevaba un brazalete electrónico para tenerlo controlado. Según informó una fuente judicial a la emisora 'France Info', el hombre, cuya identidad aún no ha sido confirmada al igual que la de su compañero, tenía permiso para salir de casa de sus padres, donde residía, entre las 8:30 y las 12:30.

El terrorista ya había sido encarcelado en prisión preventiva en 2015, cuando fue abortado en Turquía su intento de unirse al Estado Islámico en Siria. Sin embargo, en marzo de este año quedó libre, controlado desde entonces por el brazalete electrónico.