Público
Público

Texas ejecuta a un mexicano al que no habían informado de sus derechos

El gobernador texano considera que las leyes de EEUU están por encima de las internacionales

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Texas ejecutó el jueves con una inyección letal al mexicano Humberto Leal, un preso acusado de la violación y asesinato de una chica de 16 años en 1994, pese a los llamamientos de la Casa Blanca y del Gobierno mexicano que pidieron suspender la pena capital porque las autoridades estadounidenses ignoraron el derecho internacional.

No hubo forma. Ni el Tribunal Supremo de EEUU, ni el gobernador de Texas y posible aspirante a la candidatura republicana para las presidenciales de 2012, Rick Perry, accedieron a conmutar la pena. El año pasado en Estados Unidos se ejecutaron a 46 personas, 17 de ellas en Texas.

Leal era uno de los 51 mexicanos condenados a muerte en EEUU a quienes, según la Corte Internacional de Justicia, le fue violado el derecho de asistencia consular, en claro incumplimiento del artículo 36 de la Convención de Viena, que obliga a notificar a los extranjeros detenidos su derecho a recibir dicha asistencia.

El Gobierno de México y los abogados de Leal presentaron el 28 de junio un recurso amicus curiae, con el argumento de que no se debía permitir al estado de Texas pasar por encima de los derechos constitucionales del reo. Leal llegó a EEUU de niño y trabajaba como mecánico en San Antonio cuando cometió el crimen.

'México condena enérgicamente la ejecución de Leal; deploramos la decisión de Texas, que ignoró el derecho internacional, y la apelación de la Casa Blanca', dijo el embajador mexicano en EEUU, Arturo Sarukhan.

Además de México, Brasil, Honduras, El Salvador y Suiza, así como la Alta Comisionada de Naciones Unidas para los Derechos Humanos y diversas ONG pidieron clemencia para Leal.

El Gobierno de Barack Obama invocó ante el Tribunal Supremo el peligro que suponía para Estados Unidos 'violar sus obligaciones legales internacionales' y argumentó que la ejecución podía dificultar la protección legal de los estadounidenses en el extranjero.

Las autoridades de Texas se negaron a suspender las ejecuciones de extranjeros aduciendo que ninguna corte internacional podía suplantar las leyes estatales ni las de Estados Unidos.

Leal fue declarado muerto a las 6.21 hora local (2.21 de la madrugada del viernes hora española). Antes de morir, el reo de 38 años y originario de Monterrey, se dirigió a la familia de Adria Sauceda, la joven de 16 años por cuya violación y muerte fue sentenciado. 'Lamento todo lo que he hecho. Todo el daño que he ocasionado a mucha gente. Por años no pensé que merecía ningún tipo de perdón', dijo el mexicano a los familiares que se encontraban en una sala adyacente a la cámara de la muerte de la prisión de Huntsville, la más antigua de Texas.