Público
Público

Catalunya 'The Economist' avisa de que la gestión de la crisis catalana puede devaluar el 'estatus democrático' de España 

En el Índice de la Democracia, realizado por el think tank del The Economist, se aprecia el riesgo de que España baje de categoría a "democracia imperfecta".

Publicidad
Media: 2.50
Votos: 2

Un manifestante porta una careta de Puigdemont en la concentración pro-independencia del martes en los exteriores del Parlament. / REUTERS

La gestión del gobierno de la crisis catalana hace que España baje de puesto (al 19) en el Índice de la Democracia 2017 que realiza el think tank The Economist Intelligence Unit, asociado al periódico inglés, ha publicado el Índice de la Democracia en el que España baja de posición (a la 19). Si la situación continúa España puede bajar de categoría a "democracia imperfecta". 

La puntuación recibida ha pasado de 8,30 a 8,08, el límite entre "democracia plena" y el estrato inferior, porque "el gobierno nacional intentó impedir por la fuerza la consulta ilegal sobre la independencia de Cataluña del 1 de octubre y por su tratamiento represivo de los políticos independentistas", se lee en el informe.

El estudio también muestra su preocupación por los delitos de rebelión y sedición imputados a políticos independentistas, que no existen en otros países europeos.

La versión de anterior, la de 2016, de este mismo informe sobre España fue citada por el Rey Felipe VI en el Foro Económico de Davos para ratificar la solidez democrática del país. 

España ocupa, así, la última posición de las "democracias plenas". Para estar en esta categoría hay que tener una nota superior a 8 puntos, mientras que el escalafón inferior corresponde a calificaciones de entre 6 y 8 puntos. 

"Ver cargos electos procesados ​​por causas que parecen como mínimo arcaicas no ayuda a España a ser considerada una democracia plena"

El Índice mide cinco variables: pluralismo y proceso electoral, libertades civiles, funcionamiento del gobierno, participación política y cultura política. España no llega al ocho en estas tres últimas. Mientras, entre las "democracias imperfectas" se encuentran Estados como Italia, Estados Unidos (todos con 7,89 puntos) o Francia (7,80 puntos). El caso de Italia se debe mal funcionamiento del sus gobierno. La calificación de Francia baja por la puntuación en la categoría de cultura política y Estados Unidos no alcanza el ocho en tres categorías.

La directora de Europa del EIU, Joan Hoey, ha explicado que si España sigue incurriendo en los mismos comportamientos, en 2018 podría caer de categoría y sumarse a la fila de las "democracias imperfectas". 

El "legalismo exacerbado por responder a lo que es esencialmente un problema democrático y una votación democrática no es la marca de un gobierno que valora la democracia y quiere expandirla", apunta Hoey.

"Actualmente", añade Hoey "en una democracia moderna, ver cargos electos procesados ​​por causas que parecen como mínimo arcaicas no ayuda a España a ser considerada una democracia plena, de las que hay sólo 19 en el mundo".

El ranking clasifica a Noruega en el primer puesto y a Corea del Norte en el último.