Público
Público

'The Wall Street Journal' recibe 13 sobres con polvo blanco

El periódico detalla en su edición digital que los sobres estaban escritos a mano y destinados a varios ejecutivos del rotativo, cuya sede se encuentra en Manhattan

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El diario económico The Wall Street Journal informó de que ha recibido al menos 13 sobres con polvo blanco en su interior que son investigados por la Policía de Nueva York y por otros organismos especializados. El periódico detalla en su edición digital que los sobres estaban escritos a mano y destinados a varios ejecutivos del rotativo, cuya sede se encuentra en el sur de la isla de Manhattan.

Añadió que al menos diez sobres permanecían en la sala de correo del diario y un mínimo de tres fueron distribuidos por el edificio, lo que obligó a evacuar por precaución una de las plantas de la sede. Todos los sobres considerados sospechosos tiene el mismo matasellos del estado de Tennessee, pero los remites indicaban distintas direcciones.

Al menos uno de ellos, enviado al director de información del diario, Robert Thomson, ha sido abierto por uno de los asistentes de ese ejecutivo, que asumió su cargo hace casi un año. 'Dado que aún no sabemos si hay razones para alarmarse, pedimos a todo el mundo que no abra ningún sobre mientras continúen las investigaciones', pidió en un correo electrónico remitido a los empleados del diario Howard Hoffman, vicepresidente de comunicación de Dow Jones, firma propietaria del periódico.

En octubre pasado, varios sobres con polvo blanco sospechoso en su interior fueron recibidos en la sede del diario The New York Times, en Manhattan, así como en diversas sucursales estadounidenses del banco Chase. En una semana se recibieron más de 45 escritos amenazantes con polvo blanco en su interior a instituciones financieras en al menos once estados de EEUU, aunque finalmente no resultó ser peligroso.

El envío, con una carta en su interior, iba dirigido a Andrew Rosenthal, responsable de la página editorial, también tenía la dirección escrita a mano, pero no especificaba el remitente, según explicó en su día el diario.