Publicado:  14.01.2011 11:18 | Actualizado:  14.01.2011 11:18

Toscani levanta otra polémica con su calendario de pubis femeninos

El fotógrafo realiza un calendario con primeros planos de pubis femeninos que escandaliza a las organizaciones feministas

Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Polémica en Italia por el último calendario del fotógrafo Oliviero Toscani, en la que aparecen 12 primeros planos de pubis femeninos, uno por cada mes del año 2011. Calendario que no podrá ser publicado de momento, ya que el Instituto de Autodisciplina Publicitaria (IAP, en italiano). 

Y lo ha hecho a instancias de organizaciones feministas que se han sentido molestas con la última creación de Toscani que, bajo el nombre de "triángulo genital", promociona la asociación de curtidores de la Toscana. 

"Estamos escandalizados con este enésimo uso del cuerpo femenino para hacer publicidad", ha afirmado Roberta Gavagna, de Artemisia, una asociación contra la violencia machista. Los grupos feministas consideran que las fotografías de Toscani ofenden a la dignidad femenina y "no son éticas". 

Sin embargo, el fotógrafo milanés no quiso ofender a nadie, sino que pretendía "eliminar el glamour de las clásicas fotos de la industria de la moda, con mujeres en plataformas y con rojos pintalabios". Toscani dice que "el corazón de la seducción" está en ese "triángulo genital" y no en lo que muestra la industria. 

"Hay muchos calendarios con mujeres sensuales que enseñan las piernas. Mis fotos no son en nada diabólicas, captan una parte del cuerpo sana y bella", ha añadido.

No lo piensan así en el IAP, que aseguran que se "iguala" el cuerpo femenino con "la piel curtida de animales que han sido asesinados, diseccionados y convertidos en un producto". 

No es la primera vez que Toscani genera polémica con sus creaciones. En 2007, fotografió a la modelo Isabelle Caro desnuda para una campaña contra la anorexia. Caro falleció el pasado noviembre a los 28 años. También fueron polémicas las fotografías para la marca de ropa italiana Benetton en 1992, en la que aparecía un hombre enfermo de SIDA en sus últimos instantes de vida.

El calendario iba a ser distribuido por la versión italiana de la revista Rolling Stone, que había imprimido cerca de 76.000 ejemplares.

PUBLICIDAD

Comentarios