Público
Público

El transfuguismo corroe al Parlamento italiano

Cien parlamentarios han cambiado de partido desde 2008

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Domenico Scilipoti, Massimo Calearo y Bruno Cesario, los tres tránsfugas que le dieron la victoria al primer ministro, Silvio Berlusconi, en la moción de censura del pasado martes, son sólo los últimos nombres de una situación que se ha convertido en una constante de la política italiana. Desde 2008, en los dos años y medio que van de legislatura ha habido más de un centenar de cambios de chaqueta en el Senado y el Parlamento. Y paradójicamente el primer afectado ha sido el partido de Berlusconi, cuando el presidente de la Cámara y hasta entonces aliado del primer ministro, Gianfranco Fini, se llevó a 36 diputados del Pueblo de la Libertad (PdL) de Il Cavaliere, para convertirse en una nueva formación de oposición, el partido Futuro y Libertad (Fli).

Curiosamente, alguno de estos 36 ha hecho el viaje de ida y vuelta. Sin ir más lejos, Maria Grazia Siliquini, otra de las protagonistas de la moción de censura, que votó a favor de Berlusconi en contra de las órdenes de su partido y anunció su retorno al PdL. Con la que se montó, Siliquini se presentó ante los medios para aclarar que no le habían 'ofrecido ningún cargo en el Gobierno' y que 'tampoco pensaba aceptarlo' si se lo ofrecían. Antes, los parlamentarios Souad Sbai y Giuseppe Angeli, en su día habían cogido las maletas con Fini y luego hicieron el camino contrario.

La Repúbblica' cifra entre 250.000 y 500.000 euros el precio' del diputado

También estuvo en boca de todos Catia Polidori, arrepentida de la formación de Fini e incapaz de traicionar a Berlusconi. Aunque sus motivos parecen más familiares que ideológicos. En los últimos días, algunos medios recordaban que la ex finiana es prima de Francesco Polidori, propietario de un grupo editorial favorable al primer ministro. Los finianos aseguraban que había sufrido amenazas y que con su voto 'consiguió muchos favores'.

El caso fue similar al del diputado Silvano Moffa (Fli). Este, en lugar de votar, decidió abstenerse de hecho ni apareció en la votación y ayer confirmó su pase al GrupoMixto.

Di Pietro tiene claro que Berlusconi ha sobornado a varios políticos

Calearo, uno de los tres tránsfugas que el martes apoyó al primer ministro, empezó la legislatura en el Partido Democrático, pasó a Alianza por Italia y terminó en el Grupo Mixto. Junto con Scilipotiy Cesario, los otros dos diputados que salvaron a Berlusconi, constituyen el trío al que el diario La Repubblica atribuye haber cobrado entre 250.000 y 500.000 euros por su voto, así como la promesa de un puesto en el Gobierno. Habrá que esperar, pero su caso es parecido al de AntonioRazzi, un ex de la Italia de los Valores, que también votó a favor del Gobierno.

Todo este vaivén de parlamentarios es fruto de la ley electoral, por la que los diputados son elegidos a dedo por el líder de su partido. Antonio di Pietro, líder de Italia de los Valores, entonó ayer el mea culpa por ello en el Corriere della Sera. Di Pietro no dejó tampoco de señalar que los tránsfugas han sido 'sobornados'. ¿Por quién? Di Pietro lo tiene claro: 'Silvio Berlusconi'.