Público
Público

Transfusiones de riesgo en el hospital Shifa

Durante los últimos meses, no se ha podido analizar la sangre de los donantes

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Mahmud Daher, de la Organización Mundial de la Salud (OMS), extiende un grueso paquete de folios. 'Contiene una lista de equipamientos médicos que necesitamos, incluidos filtros para el agua, recambios para incubadoras, material esterilizado, equipamientos dentales... Hace nueve meses pedimos a Israel permiso para la importación pero hasta el día de hoy no lo ha autorizado', señala.

Esto es apenas la punta del iceberg. La OMS tiene muchas otras quejas y califica de 'problemáticas' las relaciones que mantiene con los israelíes, que son quienes en última instancia autorizan o deniegan las importaciones de material sanitario. Durante los últimos meses y hasta hace 15 días, no hubo en Gaza instrumentos para analizar la sangre de los donantes, lo que implicó que las transfusiones se realizaron con un alto riesgo.

De la cesta de 480 medicinas que la OMS considera básicas, faltan en la Franja 154. Israel simplemente no permite su importación. Las prohibiciones a veces son curiosas. Los israelíes denegaron la entrada de nitroglicerina, que se utiliza para tratar enfermedades del corazón, porque el nombre del medicamento coin-cide con el de un explosivo.

'La sanidad no consiste en recetar píldoras. Es necesario apoyarse en todo un sistema'

'La sanidad no consiste en recetar píldoras. Es necesario apoyarse en todo un sistema. Los hospitales necesitan algo tan común como el papel. Recibimos papel para los hospitales tras una espera de ocho meses', comenta Daher.

La electricidad sólo funciona durante unas ocho o doce horas al día. El resto del tiempo los hospitales trabajan con generadores, incluido el hospital Shifa, que es el más importante de la Franja. En algunos hospitales no funcionan los ascensores y se carece del material necesario para repararlos porque no se permite su importación.

La OMS tiene una larga lista de personas que trabajan como empleados cualificados o como técnicos que necesitan ser adiestrados en el extranjero en el funcionamiento de unos equipos médicos sofisticados, pero Israel no les permite que salgan de la Franja de Gaza para realizar los cursos de especialización.

Ayer, Noruega denunció que Israel ha prohibido la entrada en Gaza de siete máquinas de oxígeno que una organización humanitaria del país nórdico había donado a los hospitales de la Franja. Israel alegó que la resistencia palestina podría utilizar los generadores de las máquinas fuera de los hospitales.

Los israelíes dijeron que los generadores eran susceptibles de usarse ' con objetivos no médicos' y decidieron bloquear la transferencia de las máquinas. La decisión ilustra muy bien las dificultades que tienen los hospitales de Gaza para obtener los equipos sanitarios necesarios para satisfacer la cobertura de la atención médica en la franja palestina.