Publicado: 25.01.2014 23:36 |Actualizado: 25.01.2014 23:36

La tregua se rompe con nuevos enfrentamientos en Kiev

Los manifestantes asaltan un edificio donde se habían refugiado los antidisturbios, que fueron rescatados por el líder opositor Vitali Klitschkó. La oposición rechaza un pacto de Gobierno

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Los manifestantes ucranianos rompieron el sábado la tregua que habían pactado el jueves con el Gobierno y la Policía en Kiev y asaltaron a última hora de la noche el edificio de la Casa Ucraniana en el centro de la capital, donde se habían resguradado unos 200 agentes antidisturbios.

Los opositores rompieron los ventanales del edificio y comenzaron a lanzar cócteles molotov y cohetes artificiales en su interior, lo que provocó varios incendios, que fueron sofocados con extintores por los efectivos de Berkut (destacamentos especial antidisturbios).

En el interior del edificio se puede ver cómo estallaban los fuegos de artificio que echan los manifestantes a través de los cristales rotos, mientras los policías respondían con bombas aturdidoras y gases lacrimógenos.

No obstante, los manifestantes, en su mayoría jóvenes, no se asustaron y, pese a las bajas temperaturas que rondan los 15-20 grados bajo cero, se concentraban cada vez en mayor número en las puertas del inmueble.

Los opositores decidieron asaltar el edificio, un centro cultural y de exposiciones que antiguamente albergaba el Museo Lenin, después de ver en la televisión cómo los Berkut se resguardaban en su interior.

En el interior del edificio se pudieron ver cómo estallan los fuegos de artificio que echan los manifestantes

Tras varias horas de tensión, los manifestantes abrieron un corredor humano para permitir la salida de los agentes. Los 200 policías abandonaron el lugar, llevando consigo sus escudos y sus cascos, a través del corredor formado por los manifestanes.

Antes, el carismático líder del partido UDAR (Golpe), el boxeador Vitali Klitschkó, se presentó en el lugar y explicó a los manifestantes que los policías refugiados eran jóvenes reclutas obligados a obedecer órdenes y no miembros de los temidos "Berkut" (destacamentos especiales antidisturbios), por lo que debían permitirles salir. Después de la intervención de Klitschkó, los agentes fueron saliendo durante unas cuatro horas.

Supuestamente, los antidisturbios querían sorprender por la espalda a los opositores concentrados masivamente en las inmediaciones del estadio del Dinamo Kiev, que se encuentra calle arriba a menos de un kilómetro de distancia. Pero los sorprendidos fueron ellos.

Los manifestantes decidieron romper definitivamente la tregua, que ya pendía de un hilo tras los enfrentamientos de anoche, después de que la oposición rechazara la oferta de gobierno que le hizo el presidente, Víktor Yanukóvich. Como condición, los líderes opositores debían comprometerse a persuadir a sus partidarios de que suspendan las protestas en el corazón de Kiev que arrancaron en noviembre pasado.

"Nuestra demanda es celebrar elecciones presidenciales este mismo año. Y no pensamos dar un paso atrás. Mantendremos nuestras posiciones en el Maidán y en las regiones", proclamó Vitali Klitschkó, líder del partido UDAR (Golpe).

La negativa del carismático boxeador fue recibida con júbilo por las decenas de miles de manifestantes concentrados en la plaza de la Independencia de Kiev, conocida popularmente como Euromaidán, y con un ensordecedor sonido de claxon por toda la ciudad.