Público
Público

Tres activistas de Femen detenidas en Túnez tras desnudarse en solidaridad con Amina Tyler

Tyler será juzgada este jueves tras aparecer semidesnuda en Internet para mostrar su rechazo a la moral conservadora de su país. Está acusada de posesión de un aerosol defensivo, considerado un "arma inflamable"

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Tres activistas feministas del grupo Femen han sido detenidas hoy después de mostrar sus pechos desnudos delante de los juzgados en solidaridad con la joven tunecina Amina Tyler, que mañana será juzgada después de haber sido arrestada la semana pasada por haber aparecido en Internet también desnuda como símbolo de protesta feminista y contra la moral conservadora del país. En un país en el que, especialmente después de la revolución, están aumentando las agresiones sexuales contra las mujeres, Tyler está acusada de posesión de un aerosol defensivo, considerado un 'arma inflamable'

Según fuentes del país, una de las activistas arrestadas sería alemana y las otras dos francesas. Las mujeres mostraron sus senos desnudos ante la puerta del Tribunal de Primera Instancia, situado en el Palacio de Justicia, en la capital tunecina. Mientras, Amina Tyler, de 19 años, será juzgada mañana en la ciudad de Qairauán, 160 kilómetros al sur de Túnez. Fue detenida el pasado 19 de mayo en esa ciudad, durante unos enfrentamientos entre la Policía y miembros de grupos salafistas.

'Si estamos en un Estado de derecho, como es el caso, no se puede juzgar a nadie con excusas', dijo la abogada en referencia a que Amina no cometió delito ni falta alguna durante su estancia en Qairauán. Según los abogados de la joven, las autoridades de la ciudad santa la querían denunciarla por su supuesta intención de desnudarse en público. Sin embargo, ante la imposibilidad de sacar adelante un 'juicio de intenciones', siempre según la abogacía, la han acusado por portar un espray de defensa personal.


Los choques durante los cuales fue detenida Amina estallaron después de que las autoridades prohibieran un congreso en Qairauán convocado por el grupo extremista islámico Ansar al Sharia (los partidarios de la Ley Islámica). El pasado febrero, Amina difundió a través de la red social Facebook una foto suya con los pechos descubiertos y con la frase 'Mi cuerpo me pertenece y no representa el honor de nadie' escrita sobre su piel, para denunciar la situación de la mujer en Túnez.

Su acción de protesta desató la ira de grupos extremistas islámicos y el presidente de la organización civil de corte salafista Asociación Moderada para la Concienciación y la Reforma, Adel Almi, llegó a sugerir que la joven fuera azotada y lapidada. 'Esa joven, según la ley islámica, merece recibir entre 80 y 100 latigazos, pero lo que hizo supera eso por mucho, por lo que merece ser lapidada hasta la muerte', dijo entonces Almi.

Mientras, la madre de la joven ha pedido 'comprensión' a través de varios medios de información, asegurado que Amina padece una enfermedad psicológica y que está en tratamiento médico desde los 14 años de edad. Los padres que, según la abogada, 'no estaban de acuerdo con ella' han cambiado de opinión tras la última acusación y 'ahora apoyan a la chica porque han visto que lo que están haciendo es un claro proceso político y una injusticia'.