Público
Público

Tres coches bomba y al menos 22 muertos en 24 horas en Siria

El país árabe se convierte hoy en la nación número 190 en adoptar la convención contra las armas químicas.

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Al menos veinte personas murieron hoy y decenas resultaron heridas por la explosión de un coche bomba en la localidad siria de Darkush, en la provincia septentrional de Idleb, fronteriza con Turquía, informaron activistas y opositores.

El ataque ha tenido lugar apenas unas horas después del doble atentado perpetrado por terroristas suicidas durante la noche del domingo frente a la sede de la Radio y Televisión Pública de Siria, a un par de kilómetros del hotel en el que se aloja el equipo de Naciones Unidas encargado de supervisar el desarme y la destrucción del arsenal químico sirio.  Según la agencia oficial de noticias Sana esta explosión no causó daños personales, pero si materiales, ya que cada vehículo contenía cerca de 100 kilogramos de explosivos.

El Observatorio Sirio de Derechos Humanos destacó que ha conseguido identificar a doce de los fallecidos en el ataque de este lunes, entre los que hay un menor. La organización vinculada a los opositores del Gobierno de Al Asad, con sede en Londres, pero con una amplia red de colaboradores sobre el terreno, no descartó que el número de víctimas mortales pueda aumentar por la gravedad de algunos de los heridos.

Seis miembros de Cruz Roja han sido secuestrados este domingo en una zona controlada por los rebeldes

La opositora Comisión General de la Revolución Siria precisó que el atentado se registró en un mercado de Darkush y que después hubo ataques aéreos y disparos de armas pesadas en la zona. Estas informaciones no han podido ser verificadas de forma independiente debido a las restricciones impuestas por las autoridades sirias a los periodistas para trabajar.

Dos años después del inicio de la guerra civil que sacude siria ya se han contabilizado 2,5 millones de refugiados, y más de 100.000 personas han perdido la vida en la contienda, que tampoco permite operar a las numerosas ONGs destacadas sobre el terreno.

El Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR) confirmó este domingo el secuestro de seis de sus miembros en el norte del país a manos de un grupo armado desconocido, en una zona controlada por rebeldes en la carretera que une las localidades de Sermin y Saraqeb, en la provincia de Idleb.

Los integrantes del grupo musical vasco Delorean y el enviado de El Periódico Marc Marginedas -especialista en la cobertura de conflictos y buen conocedor de la zona- también fueron secuestrados en el país árabe. Mientras que los primeros ya han sido puestos en libertad, el enviado del diario catalán sigue en paradero desconocido un mes y diez días después de haber sido capturado.

La Convención para la Prohibición de las Armas Químicas entró hoy en vigor en Siria, que se ha convertido en el estado 190 de la organización, y donde se encuentra una misión de inspectores internacionales para desmantelar el arsenal del régimen de Bachar al Asad.

Un portavoz de la Organización para la Prohibición de las Armas Químicas (OPAQ) dijo a Efe que la convención entró en vigor a las 04.00 hora GMT (07.00 hora local). El portavoz señaló que el día de hoy marca el ingreso formal de Siria en la convención, aunque en las últimas semanas ya se había progresado y se había empezado a aplicar técnicamente.

Los Estados parte son responsables de la seguridad de los investigadores y de los costes de la destrucción del armamento.

Sobre el terreno, la entrada en vigor no afectará al equipo de expertos de la OPAQ y de la ONU que está en Siria. La fuente recordó que fue el régimen de Damasco el que solicitó su ingreso en la OPAQ y pidió que se aceleraran los trámites para hacerlo.

La misión de expertos llegó al territorio sirio el pasado 1 de octubre para verificar y destruir las armas químicas en poder del régimen,  ya ha comenzado a desmantelar ese arsenal y ha visitado veinte enclaves relacionados en Siria.

La Convención para la Destrucción de Armas Químicas establece que sus Estados parte, en este caso Siria, son responsables de la seguridad de los investigadores de la OPAQ, como también de los costes de la destrucción del armamento.

El desarme químico se produce en el marco del acuerdo alcanzado en septiembre entre Moscú y Washington para evitar una intervención militar estadounidense en Siria, tras el ataque con armas químicas del pasado 21 de agosto contra barrios de la periferia de la capital siria, que causó más de mil muertos.

El viernes pasado, el Comité Nobel de Noruega anunció que la OPAQ había ganado este año el Premio Nobel de la Paz 2013, por sus 'amplios esfuerzos para eliminar' los arsenales químicos y como impulso a su papel en el conflicto de Siria.