Público
Público

Tres millones de yemeníes piden la dimisión de Saleh

La oposición solicita a Naciones Unidas que detenga "el asesinato de manifestantes"

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Cerca de tres millones de yemeníes se manifestaron durante la jornada de ayer en diversos puntos del país -únicamente en Saná se estima que acudieron unas 800.000 personas- para solicitar la dimisión del presidente, Alí Abdulá Saleh, y de sus aliados, según han informado testigos presenciales.

Los activistas han llamado a este día 'El viernes de Al Hamdi' en referencia a Ibrahim al Hamdi, el ex presidente del Norte de Yemen, asesinado en 1977. 'Yemen quiere un líder como Al Hamdi y no un opresor como Saleh', ha dicho uno de los manifestantes. Testigos presenciales han denunciado asimismo el uso de la violencia por parte de las fuerzas de seguridad para reprimir las protestas de este viernes. Hombres armados leales a la tribu Ahmar y pertenecientes a la Guardia Republicana han abierto fuego contra los manifestantes en el distrito de Hasaba, en Saná, sin que se hayan reportado fallecidos.

Por su parte, el Comité Conjunto de la oposición, que reúne a seis formaciones lideradas por el Partido de la Reforma Islámica y en el que también están incluidos varios partidos laicos como el Socialista o el Baaz, ha solicitado al Consejo de Seguridad de Naciones Unidas que 'tome una decisión para detener el asesinato de manifestantes'.

Las fuerzas de seguridad han abierto fuego contra los manifestantes

En Taiz, fuerzas gubernamentales también han atacado a los manifestantes. Los residentes de la localidad han informado sobre el uso de artillería pesada para atacar propiedad privada y tiendas comerciales.

Los activistas y la comunidad internacional llevan pidiendo desde hace meses la salida de Saleh y la formación de un Gobierno de transición. A este respecto, el Consejo de Cooperación del Golfo (CCG) ha propuesto una 'hoja de ruta' que hasta el momento no ha sido adoptada. Por eso, los activistas celebrarán en los próximos días un falso funeral para lamentar el fracaso de esta propuesta.