Público
Público

Tres muertos en Túnez tras enfrentamientos con la policía

Se manifestaban contra el gobierno de transición. Miles de personas se echan también a la calle en El Cairo para protestar contra el régimen transitorio

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Tres personas han muerto y 85 han resultado heridas en los enfrentamientos que han mantenido en la capital tunecina la policía y grupos de manifestantes que exigen la caída del gobierno de transición. Según fuentes del ministerio tunecino del Interior, los tres fallecidos son civiles que se encontraban entre los manifestantes.

Hoy se ha vuelto a vivir una nueva jornada de protestas en Túnez.Los choques comenzaron cuando la policía prohibió el tránsito de personas y vehículos en la avenida Burghiba, donde se encuentra la sede del ministerio del Interior. Un grupo levantó la barricada cerca del ministerio, entre la puerta de acceso a la medina y junto a la embajada de Francia. A unos 200 metros otros prendían fuego al mobiliario urbano y algunos más lanzaban piedras a la policía, que respondía con cargas y abundantes botes de humo.

Los incidentes han provocado el cierre de todos los comercios 

Además del impacto de los botes de humo se han oído ráfagas de armas automáticas, mientras que un helicóptero de las fuerzas de seguridad sobrevuela la zona constantemente. También se ha oído una fuerte explosión, cuya procedencia no ha podido ser identificada.

Por otro lado, vecinos del barrio del Bardo, en donde se encuentra el Parlamento tunecino, informaron que también libran allí enfrentamientos con la policía, que responde con cargas y el lanzamiento de botes de humo. A primera hora de la tarde, un fuerte dispositivo de fuerzas de la policía antidisturbios dispersó a los asistentes con gases lacrimógenos, los agentes practicaron algunas detenciones en los aledaños a la sede del ministerio.

Los incidentes han provocado el cierre de todos los comercios y demás establecimientos públicos en dos kilómetros a la redonda y se ha interrumpido el tránsito de los viandantes por la zona. Es la segunda vez en menos de 24 horas que jóvenes manifestantes intentan asaltar la sede del Ministerio del Interior, situada en plena avenida Habib Burguiba, la principal arteria de la capital tunecina.

Es la segunda vez en menos de 24 horas que jóvenes manifestantes intentan asaltar la sede del Ministerio del Interior, situada en plena avenida Habib Burguiba, la principal arteria de la capital tunecina. 'Este empeño en atacar la sede del Interior no es normal', según manifestaron varios ciudadanos que aludieron a la posibilidad de 'una manipulación de estos jóvenes por parte de sectores que tienen interés en generar desestabilización.'

'Llama la atención la extrema juventud de los manifestantes'

Las fuentes argumentaron que 'llama la atención la extrema juventud de los manifestantes que no llegan a la adolescencia. Hay alumnos de primaria de 12 años de edad y otros de apenas veinte', y se interrogan 'si son conscientes de lo que significa la responsabilidad de una transición política'.

En contraste, las fuentes señalan la manifestación pacífica por sexto día consecutivo de jóvenes representantes de 24 provincias tunecinas en la Plaza del Gobierno para pedir la caída del gobierno de transición que encabeza el primer ministro, Mohamed Ghanuchi.

En un comunicado, el Ministerio del Interior pide a los padres de los jóvenes que les impidan participar 'en actos de vandalismo' y les convenzan para que regresen a sus escuelas y universidades 'y evitar así que sean utilizados como escudos humanos por los instigadores de estos actos'. En la nota, Interior apela a los padres 'a asumir su responsabilidad en esta coyuntura excepcional y difícil y a no implicar a sus hijos en problemas, por bienintencionados que sean sus motivos'.

Centenares de manifestantes volvieron a ocupar la céntrica plaza Tahrir después de ser expulsados anoche por la fuerza en unos disturbios con la policía militar. Cientos de personas se instalaron con carteles y banderas en la plaza. Tahrir fue el epicentro de las protestas públicas que forzaron el pasado 11 de febrero la renuncia del presidente Hosni Mubarak.

'Sentados hasta que caiga el régimen de verdad' 

'Sentados hasta que caiga el régimen de verdad' y 'Que se caiga, que se caiga el régimen' decían dos los carteles de los manifestantes, que estaban en un círculo de césped que ocupa el centro de la plaza. Esa concentración forma parte de los intentos por acelerar las reformas tras la renuncia de Mubarak y cambiar el gobierno. Aunque el pasado martes hubo una remodelación gubernamental, la mayoría de los ministros proceden del régimen anterior.

Ayer, viernes, decenas de miles de egipcios se juntaron en la plaza Tahrir para exigir esas demandas, y por la noche varios centenares pretendieron acampar allí, para continuar una ocupación que se mantuvo hasta días después de la renuncia de Mubarak.

La policía militar desalojó anoche a los manifestantes con materiales antidisturbios, una actualización que el Consejo Supremo de las Fuerzas Armadas de Egipto, que heredó el gobierno de Mubarak, calificó hoy como 'roces no intencionados'.

'El Consejo Supremo de las Fuerzas Armadas reitera a los jóvenes de la Revolución del 25 de Enero el interés en cumplir los nobles objetivos de la revolución, y lo que sucedió durante la manifestación del viernes fue por roces no intencionados entre la Policía Militar y los revolucionarios', indicó la junta militar en un comunicado.

También anunció 'la liberación inmediata' de todos los jóvenes detenidos por los disturbios de anoche, y expresó sus temor de que en los incidentes de anoche hubiera 'elementos infiltrados' interesados en generar divisiones entre militares y civiles. 'Estos elementos agredieron a las Fuerzas Armadas con piedras y botellas, y estamos convencidos de que esa no es la conducta de la revolución', agregaron los gobernantes militares.