Publicado: 24.11.2014 16:40 |Actualizado: 24.11.2014 16:40

Un tribunal chileno rechaza reabrir la investigación por la muerte de Salvador Allende

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Un tribunal de apelaciones de Santiago rechazó hoy un recurso para reabrir la investigación por la muerte del presidente Salvador Allende, ocurrida en La Moneda durante el golpe militar del 11 de septiembre de 1973, informaron fuentes judiciales.

El recurso fue presentado el pasado septiembre por una organización de expresos políticos y fue rechazado de forma unánime por la II Sala del tribunal de alzada, precisaron las fuentes.

La petición se fundamentaba en una declaración de Dagoberto Palacios, quien asegura que un tío suyo, que formó parte de las tropas que asaltaron la sede del gobierno chileno durante el golpe que encabezó Augusto Pinochet, le había confesado que él había dado muerte a Allende. El pasado 7 de enero, la Corte Suprema cerró definitivamente la investgación sobre la muerte del gobernante socialista (1970-1973), al dictaminar que se suicidó.

El máximo tribunal chileno refrendó así lo dictaminado en primera instancia por el juez especial Mario Carroza en septiembre de 2012, y confirmado en junio de 2013 por el tribunal de Apelaciones, en el sentido de que en la muerte de Allende no hubo intervención de terceros.

"Los hechos que significaron la muerte de Salvador Allende Gossens provienen de un acto deliberado en el que, voluntariamente éste se quita la vida y no hay intervención de terceros, ya sea para su cometido como para su auxilio, estimándose en consecuencia que estos no serían constitutivos de delito", precisa el fallo.

La investigación sobre la muerte de Allende se abrió en enero de 2011, cuando la fiscal Beatriz Pedrals presentó una denuncia para esclarecer 726 casos de eventuales violaciones de los derechos humanos cometidas durante la dictadura de Augusto Pinochet (1973-1990), que nunca hasta entonces habían sido investigadas.

La investigación determinó que cuando La Moneda ardía tras ser bombardeada por la Fuerza Aérea el 11 de septiembre de 1973, Allende se dirigió al Salón Independencia, situado en el segundo piso, y cerró la puerta.

"Una vez en su interior, se sienta en un sofá, coloca un fusil que portaba entre sus piernas y, apoyándolo en su mentón, lo acciona, falleciendo en forma instantánea producto del disparo recibido", indica la resolución.

Aunque aún hay quienes insisten en que Allende fue asesinado por los militares, la investigación determinó que las tropas "llegaron al salón con posterioridad al instante en que el presidente Allende se quita la vida". "No hay ningún testigo que pueda avalar la tesis del enfrentamiento", añade la resolución.

La investigación incluyó la exhumación de los restos de Allende en mayo de 2011 y dos meses después un equipo de peritos concluyó que la causa del fallecimiento fue una "lesión perforante de la cabeza por proyectil de arma de fuego de alta velocidad a contacto".

El cuerpo de Allende volvió a ser sepultado en Cementerio General de Santiago el 9 de septiembre de 2011, mientras su familia siempre se ha declarado convencida de que el presidente socialista se quitó la vida.