Público
Público

El Tribunal Supremo británico dedica 7 jueces al 'caso Assange'

El líder de Wikileaks alega que la fiscal sueca no puede pedir su extradición

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

La Justicia británica se ha tomado muy en serio el caso sobre la extradición a Suecia de Julian Assange al destinar siete de los 11 jueces del Tribunal Supremo, última instancia judicial de Reino Unido, para decidir sobre el caso. Normalmente son tres o, en ocasiones extraordinarias, cinco los que configuran el tribunal al que sólo llegan los casos que no resuelve el Alto Tribunal de Justicia.

Una fiscal sueca solicitó a finales de 2010 la extradición del fundador de Wikileaks a Suecia, donde se le acusa de violar a una mujer y abusar sexualmente de una segunda en agosto de aquel año. El periodista, que divulgó a través de su página web información secreta del Gobierno norteamericano, aduce que las acusaciones tienen motivación política. Assange teme que Suecia lo entregue a EEUU, que lo acusa de amenazar la seguridad nacional.

La vista judicial sobre la extradición empezó ayer con la enérgica intervención de Dinah Rose, abogada de Assange, quien expuso fragmentos de términos jurídicos en francés y en alemán para demostrar que la solicitud de extradición es contraria a la legislación británica. El periodista seguía el proceso pocos pasos detrás de ella.

La abogada mantiene que la solicitud de extradición de la fiscal sueca es inválida, porque ha sido emitida por una figura que, a su parecer, no tiene autoridad judicial para pedir extradiciones. Según la defensa del australiano, son los jueces o magistrados los que deben emitir estas órdenes de extradición europeas. Así lo contempla la legislación británica y así espera la abogada que lo acaten los jueces.

"La fiscal sueca no tiene autoridad judicial porque es parte de la acusación, su intervención es contraria al principio legal fundamental de la independencia y la imparcialidad; en este caso, la Fiscal ni es independiente ni imparcial", reiteró una y otra vez la letrada ante los siete magistrados (seis hombres y una mujer), que no dudaban en interrumpirla para aclarar determinados puntos de su argumentación. Según la abogada defensora, "la Orden Europea de Captura [EAW] es un instrumento draconiano que afecta a la libertad del individuo, a su libertad de movimiento y a su vida familiar y laboral".

Como alternativa a la extra-dición, Rose sugirió que si las autoridades suecas quieren investigar el caso y entrevistar a Assange, lo pueden hacer "por teléfono, por conexión de vídeo o a través del personal diplomático de la Embajada [sueca en Londres]". La abogada expuso varios precedentes en los que los tribunales británicos han autorizado extradiciones solicitadas por fiscales, pero adujo que no respondían al caso concreto de Suecia contra Assange.

El periodista australiano lleva en arresto domiciliario en Inglaterra desde finales de 2010. En febrero de 2011, un Tribunal de Magistrados autorizó su extradición a Suecia. En noviembre del año pasado, dos jueces del Alto Tribunal fallaron también a favor de que el creador de Wikileaks fuese entregado al país nórdico, aunque le autorizaron que recurriera al Supremo en uno de los puntos en los que su defensa se oponía a la extradición: la competencia de la fiscal sueca para solicitarla. Los otros puntos fueronrechazados por el tribunal.

Los abogados suecos rebaten que en Suecia los fiscales tienen funciones "semijudiciales" que les permiten solicitar extradiciones. Un grupo de seguidores del procesado desafiaron las temperaturas siberianas que imperaban ayer en Londres para apoyar al hombre que divulgó los secretos de la Administración estadounidense.