Público
Público

Un triple atentado suicida deja al menos 41 muertos en Pakistán

El objetivo de las bombas ha sido un templo sufí de la ciudad de Lahore. Hay 175 heridos

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Al menos 41 personas murieron y 175 resultaron heridas en un triple atentado suicida en la mezquita de Data Darbar, un popular santuario sufí de Lahore, en el Oeste de Pakistán.

La versión oficial apunta a que uno de los suicidas se inmoló en las puertas del recinto, mientras que otros dos hiceron lo propio en un sótano. El ataque tuvo lugar sobre las 23.00 horas de ayer justo cuando varios centenares de fieles se congregaban en la mezquita para la oración.

'Primero hubo tres pequeñas explosiones. La gente se asustó y empezó a correr, pero poco después llegaron las tres explosiones fuertes. era un caos. La gente no paraba de gritar pidiendo auxilio y de correr de un lado a otro. La mezquita se lenó de humo. No se podía ver nada y sólo se escuchaban los llantos', dijo Mian Rauf, un testigo del ataque a la agencia Reuters.

La Policía acordonó la zona tras los hechos, y los heridos, muchos de ellos en estado crítico, fueron trasladados a hospitales cercanos.

El complejo religioso tiene cinco entradas, todas ellas dotadas de complejos dispositivos de seguridad y escáneres de explosivos, aunque en el momento del ataque sólo una de ellas estaba abierta.

La mezquita fue construida en mármol en el siglo 11 en honor el sufí persa Syed Ali Hajwairi. Los fieles suelen reunirse por la noche los jueves y los viernes para realizar la última oración del día.

Según el etnógrafo alemán Linus Strothmann, que realiza un estudio sobre este santuario, entre el jueves y el viernes pueden llegar a visitar el templo hasta 100.000 personas.

Según fuentes oficiales, éste ha sido el segundo ataque de grandes proporciones en un mes. El anterior, a finales de mayo, tuvo como objetivo varios templos de una corriente islámica minoritaria.

Los talibanes no reconocen el sufismo como una rama del Islam y están en contra de la peregrinación a santuarios como el de Data Darbar.

La insurgencia lleva este tipo de acciones en Pakistán como venganza por las dos operaciones contra sus bastiones más importantes en la frontera con Afganistán que ha llevado a cargo el Ejército paquistaní.

Más de 12.000 personas perdieron la vida en sucesos violentos en el país surasiático en 2009, un cuarto de ellas en ataques terroristas, según un informe del Instituto de Estudios de Paz de Pakistán.