Público
Público

Los tripulantes del barco racista son srilankeses que pagaron por llegar a Italia

Denuncian que la organización racista "Defend Europe" les engañó para participar en la misión contra los refugiados en el Mediterráneo. Capitán y tripulación testificarán ante el juez este jueves en Chipre

Publicidad
Media: 4
Votos: 3
Comentarios:

La tripulación del barco racista C-Star, detenida en Chipre. Kibris Postasi / Hope not Hate

El capitán y la tribulación del barco antinmigración C-Star, detenidos ayer por las autoridades turcochipriotas en Famagusta, comparecen este jueves ante un tribunal acusados de portar documentación falsa y de entrar ilegalmente en este puerto, ha indicado la policía.

Según las mismas fuentes, junto al capitán comparecerán además los ocho miembros de la tripulación, todos ciudadanos de Sri Lanka, así como el propietario del barco, de nacionalidad sueca. Los tripulantes acusan el capitán de haberles mentido, pues, dicen, les prometió como destino final Italia.

La tripulación denuncia que pagó 10.000 euros por el trayecto desde Yibuti. El capitán podría haber incurrido en el delito de tráfico de inmigrantes

Asimismo, alegan haber pagado unos 10.000 dólares cada uno para este viaje, que arrancó en Yibuti hace 38 días. Algunos medios indican que si la tripulación efectivamente pagó el capitán podría haber incurrido en el delito de tráfico de inmigrantes. La organización ha reconocido que los tripulantes pagaron, pero aseguran que lo hicieron porque estaban participando en un curso de formación marinera.

Mientras, la policía de la República Turca del Norte de Chipre (RTNC), reconocida únicamente por el Gobierno de Ankara, continúa este jueves su investigación para determinar si los documentos presentados son falsos.

Imagen del barco C-Star, del movimiento xenófobo Defend Europe.-

De momento se desconoce si el buque podrá continuar navegando pronto con una nueva tripulación. El objetivo de la misión "Defend Europe" es, según esta organización neofascista, patrullar el Mediterráneo, "vigilar" las actividades de las ONG que realizan tareas de salvamento en el Mediterráneo y devolver a la costa africana a los emigrantes que encuentren.

Hasta ahora, el movimiento "Generación Identitaria", formado por jóvenes de nueve países europeos, ha logrado reunir a través de una campaña de micromecenazgo unos 134.000 euros para financiar esta operación, duramente criticada por todas las ONG activas en el rescate.

Se desconoce si el buque podrá continuar navegando pronto con una nueva tripulación

"Defend Europe" ha acusado a las ONG que rescatan a inmigrantes en el Mediterráneo de tener una actitud "irresponsable y criminal" porque "es parte de la inmigración masiva que causa tantos problemas en Europa" y porque "anima a los inmigrantes ilegales a asumir riesgos considerables al cruzar el mar en embarcaciones improvisadas, causando muchas muertes".

En un principio, el objetivo del barco, que zarpó desde Yibuti, era llegar a Catania (Sicilia) el pasado 18 de julio, pero los primeros problemas surgieron en el canal de Suez, donde fue retenido, aunque después pudo continuar su recorrido. El alcalde de Catania, Enzo Bianco, anunció después que iba a prohibir que el barco amarrara en el puerto de su ciudad.

Mientras, varias asociaciones europeas y partidos políticos han pedido que se impida a este barco realizar el cometido que se ha propuesto. La Red Española de Inmigración y Ayuda al Refugiado ha interpuesto una querella criminal en Madrid contra "Generación Identitaria" por pretender bloquear embarcaciones de migrantes y refugiados que intentan acceder a las costas mediterráneas.

La ONG pidió al juzgado central de instrucción de la Audiencia Nacional que decrete la inmovilización del buque en Catania o cualquier otro puerto de la Unión Europea donde atraque, dirigiéndose a las autoridades comunitarias competentes para la ejecución de tal medida.