Público
Público

La troika reclama a Grecia más recortes en pensiones y salarios públicos

Los socios de Samarás, que se reúne hoy con los enviados de Bruselas, plantean como alternativa ahorrar en gasto armamentístico

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Los 'hombres de negro' de la troika siguen de visita en Atenas. Y no se irán hasta no ver cumplidas todas sus exigencias. No van a aprobar el desembolso de los siguientes 31.500 millones comprometidos con Grecia sin antes lograr del gobierno de Andonis Samarás un nuevo programa de recortes por valor de 11.600 millones.

Pero en un país asfixiado por la crisis y los durísimos ajustes ya impuestos, el problema radica en encontrar partidas donde se pueda meter más la tijera. Los enviados de la Comisión Europea (CE), el Banco Central Europeo (BCE) y el Fondo Monetario Internacional (FMI) ya las han encontrado: las pensiones y los salarios públicos.

Y ahí discrepan completamente los socios de la coalición de gobierno -los socialistas del Pasok y los centroizquierdistas de Dimar-. Este último plantea como alternativa un ahorro en la compra de armamentos y en el gasto farmacéutico. Ante este desacuerdo, el primer ministro griego volverá a reunirse este lunes con los jefes de la misión de la troika para tratar de acercar posturas. La reunión tendrá lugar en la mansión Máximo, oficina de trabajo del mandatario griego, a las 11.45 hora local (8.45 GMT).

Ayer, domingo, el encuentro se produjo con el ministro de Finanzas griego, Yannis Sturnaras, con el que examinaron el boceto del plan de recortes. Y, aunque a la salida del encuentro, el representante del FMI, Poul Thomsen, aseguró que la reunión fue 'buena', más tarde se supo que la troika había presentado objeciones al plan de ahorro.

'La troika no acepta todas las propuestas del equipo económico del gobierno', explicó a los medios Evangelos Venizelos, líder del partido socialdemócrata Pasok y uno de los socios de la coalición. Y en la reunión posterior entre Samarás, Venizelos y Fotis Kuvelis, el líder de Dimar, no se logró poner el sello final al plan de medidas de ahorro que deberá ser presentado al Parlamento en las próximas semanas.

'No hemos terminado aún las medidas. Nosotros exigimos que las medidas no sean injustas, que no se ceben sólo en los más pobres y que sean acompañadas de medidas que impulsen el desarrollo', explicó Kuvelis al fin de la reunión.

El político centroizquierdista también avisó a Samarás de que el apoyo de su formación al gobierno 'no es sin condiciones' y a los socios europeos y la troika advirtió de que 'deben entender que la sociedad (griega) está dividida'. 'La sociedad no puede aguantar más recortes injustos', agregó.

Por su parte, Venizelos consideró que el objetivo de las nuevas medidas no debe ser obtener superávit a través de los recortes 'sino reanudando el crecimiento'. Igualmente exigió que, una vez sean aprobadas las nuevas medidas de ahorro, los socios europeos concedan 'inmediatamente' los 31.500 millones de euros del siguiente tramo del rescate financiero además de ampliar los plazos del programa de ajustes.