Público
Público

El trono británico dejará que el primogétino reine, aunque sea una mujer

David Cameron anunció que las 16 naciones de la Commonwealth han "alcanzado un acuerdo unánime"

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Los países participantes en la cumbre de la Mancomunidad de Naciones (Commonwealth) que se celebra en Australia han acordado hoy acometer cambios constitucionales para que no haya discriminación de genero en la ley de sucesión al trono inglés. El primer ministro del Reino Unido, David Cameron, anunció que las 16 naciones de la Commonwealth que tienen a la Reina de Inglaterra como jefa de Estado han 'alcanzado un acuerdo unánime en dos cambios a la ley de sucesión'.

La sucesión estará determinará 'por el orden de nacimiento' y esta decisión 'se aplicará a todos los descendientes del príncipe de Gales', precisó Cameron, en una conferencia de prensa junto con la primera ministra australiana, Julia Gillard, en Perth, donde hoy se inauguró la cumbre de la Commonwealth. La otra modificación permitirá que un miembro de la familia real inglesa pueda casarse con una persona de otra religión sin tener que renunciar a la corona.

'El monarca debe estar en comunión con la iglesia de Inglaterra porque él o ella es la cabeza de esta iglesia, pero es simplemente incorrecto negarle la oportunidad de casarse con un católico si así lo desea', explicó Cameron. 'Por decirlo de forma sencilla, si los duques de Cambridge tienen una hija, esa hija será un día nuestra reina', apuntó el primer ministro. Cameron adelantó que los 16 países trabajarán conjuntamente y de forma individual para adoptar las medidas que permitan implementar las medidas al mismo tiempo, aunque por razones legales el Reino Unido debe publicar primero esta legislación.

La sucesión a la Corona del Reino Unido se regula en la actualidad por la Ley de Unión (1800), que restablece la Declaración de derechos de 1689 y las previsiones de la Ley de Instauración de 1701.