Público
Público

Tropas especiales de Estados Unidos combaten en Siria al Estado Islámico

La ofensiva de la coalición de los kurdos y otras milicias árabes contra el Estado Islámico en el norte de Siria está cosechando triunfos muy modestos. Este jueves por primera vez han trascendido fotografías de soldados americanos que están combatiendo al lado de la coalición,pese a que el Pentágono insiste en que solo son “asesores”.

Publicidad
Media: 3.09
Votos: 11

Soldados identificados por las fuerzas sirias como tropas especiales de EEUU en la provincia de Raqqa, Siria. - AFP

JERUSALÉN – La agencia France Presse divulgó el jueves fotografías de tropas americanas que se encuentran en el frente de la lucha contra el Estado Islámico en el norte de Raqqa, la capital del califato en Siria. Estas tropas están desplegadas con las Fuerzas Democráticas de Siria (FDS), una coalición que integran milicias kurdas y varias milicias árabes.

La última ofensiva de estas fuerzas, que cuentan con el apoyo de la aviación aliada liderada por Estados Unidos, se inició el pasado martes, aunque solo ha registrado unos avances muy modestos desde entonces. Todavía no está claro si la coalición pretende “liberar” por tercera vez la capital del Estado Islámico.

Las fuerzas especiales americanas se hallan en el área de Fatisa, a menos de 30 kilómetros del territorio controlado por el Estado Islámico y a unos 60 kilómetros de Raqqa. En las últimas horas han ocupado una decena de aldeas y varias granjas en una zona que en realidad no estaba bajo un dominio claro del califato.

La agencia francesa ha señalado que al menos hay una veintena de soldados americanos empotrados en las milicias de izquierda kurdas, el YPG (Unidades de Defensa del Pueblo), y ha añadido que las tropas de Estados Unidos llevan en sus uniformes insignias del YPG.

Las tropas americanas están implicadas directamente en los combates, según la agencia francesa, aunque el Pentágono insiste en lo contrario. Aparentemente, el destacamento americano está disparando desde cierta distancia contra el Estado Islámico y no parece estar en primera línea de fuego.

Peter Cook, portavoz del Pentágono, ha insistido en que lo que está ocurriendo no es lo que se desprende de las fotografías ahora divulgadas. “(Nuestras tropas) no están en la línea del frente. Están dando consejos y asistencia”, ha recalcado Cook.

En abril el presidente Barack Obama anunció que Estados Unidos iba a incrementar en 300 soldados las fuerzas de operaciones especiales en Siria, y desde entonces el Pentágono ha insistido una y otra vez en que las tropas desplazadas a Siria están operando simplemente como “consejeros” y “adiestrando” a las milicias aliadas, y no están en la línea del frente.

De las declaraciones de las últimas semanas se desprende que Estados Unidos ha decidido aliarse con los kurdos porque considera que solo ellos son capaces de combatir y derrotar al Estado Islámico, si bien a esa coalición se han agregado varias fuerzas árabes con el fin de que no parezca que los kurdos buscan la hegemonía en la región.

Soldados identificados por las fuerzas sirias como tropas especiales de EEUU en la provincia de Raqqa, Siria. - AFP

Turquía está furiosa con la alianza de Estados Unidos con los kurdos porque considera que el YPG es una “organización terrorista” aliada del PKK, el Partido de los Trabajadores del Kurdistán, que opera dentro de Turquía. Pero mientras Washington ha clasificado al PKK como organización terrorista, no ha hecho lo mismo con los kurdos de Siria.

No está claro cuál es en realidad el objetivo de la intensa actividad militar que se registra al norte de Raqqa. Algunos analistas especulan con que el fin de esta ofensiva es tomar la capital del Estado Islámico mientras que otros consideran que simplemente es una operación “táctica” de alcance limitado y que no llegará a Raqqa.

En Raqqa el Estado Islámico ha multiplicado los preparativos para defender la ciudad en el caso de que las tropas kurdas y árabes decidan avanzar. El Estado Islámico ha cavado zanjas y está preparando varias líneas defensivas.

Dentro de Raqqa, una ciudad que en la actualidad cuenta con unos 300.000 habitantes, la situación es compleja. Algunas familias están pagando hasta 400 dólares por persona a los contrabandistas para que los lleven a partes de la vecina provincia de Idlib que están bajo el control del Frente al Nusra, el brazo de Al Qaeda en Siria.

Otras informaciones señalan que “millares de familias” de Raqqa se han afiliado al Estado Islámico en los últimos días por temor a un avance del YPG, tal es el temor a los kurdos de una parte de la población árabe local. Algunos dirigentes kurdos han dicho que quieren incorporar Raqqa a la “Federación Kurda”.

El Observatorio Sirio de Derechos Humanos, que tiene su sede en Londres, ha informado de que la alianza de kurdos y árabes ha avanzado 5 kilómetros en una región todavía bastante alejada del norte de Raqqa, y que la coalición ha matado a 31 yihadistas.

La rivalidad entre kurdos y árabes constituye un problema difícil de superar y en el caso de que la coalición avance hacia Raqqa es muy probable que surjan dificultades aún mayores, especialmente porque en Raqqa hay una numerosa población y con toda seguridad el Estado Islámico no dará por perdida la capital del califato con facilidad.

El ministro de Exteriores ruso, Sergei Lavrov, ha vuelto a ofrecer a Estados Unidos una “coordinación” en la lucha contra el Estado Islámico, y más concretamente para la toma de Raqqa. Sin embargo, los americanos prefieren combatir al lado de los kurdos y de otras milicias árabes antes que con los rusos.